jueves, 17 de abril de 2014

 

Ciencia y tecnología

28 / 05 / 2012
- 03:17:05
Conozca la "revolución sexual" que dio origen a la familia moderna
Conozca la
/ DFG
Los biólogos evolutivos no se han puesto de acuerdo a la hora de explicar cómo la unión en pareja y la estructura de la familia moderna arraigaron en nuestros inicios, pero un grupo de científicos cree haber encontrado una buena respuesta.

Según explican en una investigación que publica la revista Proceedings de la Academia Nacional de Ciencias de EE.UU. (PNAS), fueron las mujeres las que con sus elecciones dijeron adiós a la vida promiscua que habían mantenido hasta entonces para asegurarse otra más cómoda y próspera con una pareja estable. En palabras de los autores, se trató de la primera «revolución sexual».

A la hora de emparejarse, los grupos de primates suelen establecer jerarquías basadas en la dominación, lo que limita los privilegios del apareamiento a unos pocos machos de alto rango.

Solo los fuertes consiguen a las hembras y, por consiguiente, dejar su genética a las futuras generaciones. Sin embargo, los investigadores del Instituto Nacional de Síntesis Matemáticas y Biológicas (NIMBioS) explican que durante la evolución humana temprana, las hembras fieles comenzaron a elegir a buenos proveedores como compañeros, machos capaces de garantizarles el sustento a ellas y a sus descendientes, independientemente de quién mandaba en el grupo.

Además de la creación de relaciones estables y duraderas, la transición a la unión en pareja también se caracterizó por una reducción de la competencia masculina. Como esta «técnica de ligue» funcionaba, los machos se esforzaron más por aprovisionar a las hembras que por competir entre ellos para aparearse.

El efecto resultó más pronunciado en los machos de bajo rango, que tenían una baja probabilidad de conseguir una relación si se veían obligados a enfrentarse a un competidor más fuerte. Los machos intentaron conseguir la relación consiguiendo alimento para la hembra, comportamiento que las hembras reforzaron al mostrar su preferencia por ellos.

Machos proveedores y mujeres fieles

El estudio demuestra matemáticamente que las teorías más comúnmente propuestas para la transición humana al vínculo de la pareja «no son biológicamente posibles». Sin embargo, el nuevo modelo muestra que la transición a esta unión puede ocurrir cuando la selección femenina y la fidelidad, entre otros factores, están incluidos.

«Una vez que las hembras comienzan a mostrar preferencia por ser provisionadas, los machos menos poderosos se dan cuenta de que les sale más rentable este comportamiento», explica Serguéi Gavrilets, de la Universidad de Tennessee en Knoxville.

Gavrilets dice que los resultados del estudio describen una «revolución sexual» iniciada por los machos de bajo rango. «Una vez que el proceso estuvo en marcha, dio lugar a un tipo de autodomesticación que resultó en una especie (nosotros) que vive en grupo de machos proveedores y mujeres fieles», asegura. Al menos, en teoría.