miércoles, 23 de abril de 2014

 

Moda

01 / 09 / 2012
- 03:44:01
Conozca a la mujer del billón de dólares
Conozca a la mujer del billón de dólares
VVRG / Globovisión/El País de España
La moda es un negocio sensible. Una pequeña salida de tono puede devenir en catástrofe. Tras experiencias como la de las desafortunadas palabras que apartaron a John Galliano de Dior, la paranoia en la liga de las grandes marcas es tal que resulta complicado leer entrevistas a diseñadores que interesen a nadie más que a los equipos de comunicación que las gestionaron. Por eso, charlar con la diseñadora de Gucci resulta refrescante. Frida Giannini (Roma, 1972), famosa por poco más que su trabajo, ostenta uno de los cargos más importantes de la industria. Y pese a ello, le gusta hablar. Es franca. Capaz de reconocer ciertos errores e inseguridades, algo particularmente infrecuente. Y hasta referirse sin demasiados complejos al hombre con quien comparte su vida, mínimo, desde octubre del año pasado, Patrizio di Marco. Nada menos que el consejero delegado de la empresa en la que ella lleva 10 años trabajando.

Recibe en una suite del exclusivo hotel Cipriani de Venecia. Con un aparatoso collarín. En un fotogénico evento trufado de celebridades. “Me caí de mi caballo la semana pasada. Tengo dolores de cabeza y estaré así un par de semanas más, pero estoy bien, no hay nada roto”, ríe con sorna. Después del cierre de esta edición, Giannini ejercerá de anfitriona de la segunda gala del Gucci Award for Women in Cinema, un premio que busca dar visibilidad a mujeres que trabajan en la industria del cine tras las cámaras (“yo misma me di cuenta de lo mucho que ignoraba su existencia”) y al que este año están nominadas cinco luminarias (las oscarizadas diseñadora de vestuario estadounidense Colleen Atwood y la montadora de La invención de Hugo, Thelma Schoonmaker, entre otras), de las que la diseñadora habla con pasión. No es su única contribución a esta industria: en el marco de la muestra ha presentado también El caso Mattei (cinta de 1972 de Francesco Rosi, que ayer recibió un homenaje en el festival). Es la novena joya clásica del celuloide de cuya restauración se ha hecho cargo la marca italiana como patrocinadora de The Film Foundation. Una entidad capitaneada por Martin Scorsese que ha devuelto esplendor a películas como El gatopardo, La dolce vita o Érase una vez en América.

Horas antes de que la artista Marina Abramovic, el cineasta Wim Wenders, la actriz Salma Hayek o Carlota Casiraghi desembarcaran en la exclusiva isla veneciana libre de paparazis que alberga la gala, Giannini recuerda sus primeros encuentros con la lista infinita de celebridades que han colaborado con la firma. “Al principio, me sentía como una adolescente conociendo a su ídolo, un shock. No quiero decir que ahora esté más relajada, porque nunca lo estoy: frente a una personalidad tan fuerte, nunca sabes cuál será la reacción. Madonna fue de las más duras”, reconoce. “Tiene una opinión sobre todo, siempre nos enzarzamos en discusiones. Si quieres defender tus ideas sin que te destruya, tienes que mantenerte fuerte en tu posición. Resulta de lo más inspiradora. Es una máquina”

Nadie sabe muy bien cómo la diseñadora consiguió embarcar a Carlota Casiraghi en una campaña de publicidad que, como Giannini admite, “es la envidia de mucha gente”. “Surgió de manera muy natural. Me buscó y quedamos en Roma. Quería prendas especiales para competir como jinete. Empezamos a trabajar juntas y un día me trajo algunas piezas antiguas de Gucci personalizadas para su abuela y su madre. Yo estaba embarcada en la celebración del 90º aniversario de la firma y creímos que sería interesante una colaboración que rescatara los iconos legendarios del pasado, sin fines estrictamente comerciales”. Tras la etapa de Ford, que ignoró la italianidad de la firma, reivindicar la herencia ha sido la obsesión de la diseñadora. “Sentía que faltaba respeto por el pasado de la compañía. Creativamente, creo que la decisión más acertada que he tomado ha sido poner el acento en la artesanía, en la calidad, en el made in Italy, actualizar iconos de la casa, como el bolso Bamboo o el Jackie”. Y en ese viaje al pasado, ¿cómo eludir los detalles más oscuros de la familia Gucci? Un culebrón de asesinatos, pasiones y altas traiciones que enfrentó durante generaciones a padres e hijos y a maridos y mujeres, y que Ridley Scott ha proyectado llevar al cine. “Estoy enamorada de la historia de la familia: es como una novela de romance y pasión”. Con todo, reconoce “muchos” errores en su propia gestión revivalista. “El principal: abusar de los logotipos al principio. Aunque las cifras de venta fueran buenas”.

Con una facturación en el primer semestre de 2012 de 1.727 millones de euros y un ritmo de crecimiento anual próximo al 20%, la etapa de Giannini ha sido la más exitosa de la historia de Gucci. Por encima de la de Tom Ford y pese a la coyuntura económica actual. Sin embargo, la crítica fue dura con ella en sus inicios. “A lo mejor tenían razón. Quizá yo tampoco entendía lo que estaba haciendo”, reflexiona. Pero ¿importa lo que escriba un periodista cuando los números te respaldan? “Soy muy cuidadosa con las críticas. De algunas he aprendido. La percepción mediática es ahora muy buena, pero al principio sí pudo ser muy negativa. Pensaba en esos artículos, los releía. En alguna ocasión ha habido gente realmente grosera. Y cuando ha reincidido tres, cuatro, cinco veces, he decidido dejar de invitarla al desfile, porque es completamente inútil. Si después de explicarle la colección repetidas veces, una persona sigue obsesionada con Tom Ford, qué se le va a hacer. Honestamente, esto solo ha ocurrido una vez. Pero lo cierto es que miro mis primeros años en Gucci y creo que podían tener cierta razón. Estoy creciendo con la compañía, ahora tengo más experiencia, me siento más segura. No es tan fácil, requiere tiempo desarrollar una visión”.

El pasado octubre, Giannini y el jefe, Patrizio di Marco, hacían pública una relación que podría haber generado controversia. No fue así. “Estoy muy contenta. En el pasado estuve con alguien a quien no le importaba nada la moda ni lo que yo hacía, y a veces era frustrante”. El proceso de hacerlo público no fue sencillo. “En el momento en que nos dimos cuenta de que esto era mucho más que un rollo de verano, fuimos a informar al dueño [François-Henri Pinault]. Ambos estábamos preparados para abandonar la compañía si así lo creía necesario. No queríamos estar en la clandestinidad, somos dos profesionales, no estábamos bromeando. Y él respondió que le sabía mal por nosotros, ya que significaba que íbamos a estar aún más horas trabajando. Eso no es ningún problema. Todo ha ido bien. Puede que nosotros nos peleemos, pero eso no tiene por qué afectar a la empresa”.