viernes, 18 de abril de 2014

 

Documentos

09 / 11 / 2007
- 06:42:35
Comunicado de Copei por la muerte del ex presidente Luis Herrera Campins
/ CZA

El Partido Social Cristiano COPEI y la familia Demócrata Cristiana de todo América Latina y del mundo, sienten profundo dolor y lamentan tan grande pérdida, pues Luis Herrera Campins no solamente fue conductor político venezolano e internacional de alto vuelo, sino un hombre auténtico, ejemplo que supo encarnar en hechos -no solamente en palabras- lo que, en verdad, significa hacer política de inspiración cristiana, esto es, asumir la responsabilidad de ejemplificar ese modelo; de mantener conductas que correspondan, de modo ejemplar, a lo que se dice ser, esto es, a un cristiano político, exigencia no exagerada pues el político es guía y la política, en cierta forma, es magisterio.

 

El Dr. Luis Herrera Campins fue fundador de COPEI, miembro de su Comité Nacional, Director del diario El Gráfico, Presidente del Partido y Presidente de la República.

 

Honestidad, sencillez, modestia, apertura y caridad fueron expresiones naturales de su manera de ser, que supo manifestar en la vida personal, como padre de familia y como dirigente. Ejerció la presidencia sin dar espacio a la vanidad, al egocentrismo y sin alterar en un ápice esa su natural conducta, pues recibió del Evangelio las reglas soberanas y el preciso cuadro moral de pensamiento y acción.

Se esforzó, con base en ello, para tratar de conformar su mandato a fin de ajustar la realidad social-temporal, que le tocó conducir, según premisas y valores como el respeto a la dignidad de la persona humana; la facilitación de condiciones para abrir igualdad de oportunidades para el autodesarrollo de los gobernados; el respeto a las libertades y a las condiciones propias de una verdadera democracia.

 

Fue, además, amante de la Paz pues entendió que "la paz es la obra de la justicia" y que, por tanto, la violencia y la guerra son consecuencias de su ausencia, es decir, de la injusticia. Nunca practicó vicios opuestos a la justicia, como lo son la mentira y el engaño, el juicio temerario y la calumnia. Ningún venezolano se sintió atropellado por causa suya. No hubo hogares que por su culpa hubieran de vestirse de luto.

 

Fino intelectual, entendió y practicó a fondo la esencia de la democracia y el hecho de que ésta, como toda realidad humana, es sujeto de perfección y, en su manera sencilla de ser, hizo del decir y del refrán agudos estilos de expresión política, jamás dirigidos a ridiculizar o a denigrar de sus adversarios en la lucha política.

 

Su gobierno se propuso un programa basado en la idea del Estado Promotor, cuyo objetivo principal era el de perfeccionar nuestra democracia al abrir igualdad de oportunidades para el desarrollo de las personas que, siendo iguales en esencia son existencialmente distintas, con aspiraciones y proyectos de desarrollo diferentes. El Estado promotor tenía, como uno de sus instrumentos principales, el estímulo a la pequeña empresa y, con base en el principio de subsidiaridad, evitar toda manifestación de estatismo, reducir el gasto público y liberar la economía. El gobierno del Presidente Herrera alcanzó importantes logros en materia educativa; en obras públicas, especialmente en vialidad y vivienda; en instalaciones deportivas y en estímulos a la cultura y su popularización, ejemplo de lo cual es el Teatro Teresa Carreño de Caracas. Circunstancias económicas y políticas hicieron imposible el alcance real de los objetivos centrales de su propuesta gubernamental y, en particular, la crisis económica producida por la violenta caída de los precios de venta del petróleo, obligó a la devaluación del signo monetario nacional e incidió muy desfavorablemente a fines de su gobierno.

 

Luis Herrera Campins fue un dirigente de alto sitial y gran prestigio en las organizaciones demócrata cristianas de América y del Mundo, en las que ocupó posiciones de gran significación.

 

Al presentar nuestra más sentida condolencia a su esposa, doña Betty de Herrera, a sus hijos y demás familiares, elevamos al Todopoderoso nuestras oraciones por su eterna felicidad y nos unimos en el pesar a nuestros compañeros demócrata cristianos de Venezuela, de América y de toda la comunidad internacional.