jueves, 24 de abril de 2014

 

Salud

28 / 03 / 2011
- 05:06:19
¿Cómo prevenir la gripe H1N1?
¿Cómo prevenir la gripe H1N1?
/ Yakary Prado
¿Cómo prevenir las gripes?

Prevenir las gripes pasa por adoptar medidas como “distanciamiento social” de quienes tosan (dos metros como mínimo de distancia) y lavado frecuente de manos, una técnica fundamental para evitar el contagio de infecciones respiratorias agudas.

El lavado de las manos debe realizarse, previo retiro de joyas, antes de preparar o manipular alimentos, antes de comer, cada vez que se sale del baño al bajarse de un transporte público y después de jugar con mascotas y cambiar pañales a un bebé. También, debe hacerse al tocar un objeto que guarde relación con sangre, orina, saliva y heces fecales. Las manos se lavan mojándolas, frotando con fuerza y con jabón antibacterial todas las caras, debajo de las uñas y los espacios entre los dedos. Luego; se enjuagan y se secan, preferiblemente con toallas desechables, según lo apunta en su página web el Instituto Nacional de Salud Pública de México.

Recordemos que fue en este país donde en abril de 2009, surgió la pandemia de AH1N1.

Las personas que tosen o estornuden deben hacerlo cubriéndose la boca o la nariz, preferiblemente con pañuelos desechables para evitar que queden partículas del virus circulante en pañuelos. Asimismo, deben evitar tocarse los ojos y nariz y manipular otros instrumentos luego de haber tosido o estornudado y sin lavarse las manos.

En tiempos de epidemia de gripe, las personas deben abstenerse de saludar con besos, principalmente si presentan síntomas gripales o su interlocutor los tiene.

También, es recomendable evitar compartir objetos personales como vasos, tazas y cubiertos.

Si no tiene la posibilidad de lavar frecuentemente sus manos, puede utilizar los geles antibacteriales de fácil traslado en sus carteras o bolsos de mano cotidianos, y proceder al limpiado adecuado de las manos según las circunstancias antes descritas.

Síntomas de AH1N1

Es importante visitar al médico ante la presencia de síntomas súbitos (repentinos) como fiebre elevada (mayor de 39 grados centígrados) dolor de cabeza, dolor de cuerpo severo (músculos y articulaciones) lacrimeo constante, dificultad para respirar, sensación de cansancio y aumento de las secreciones nasales. Estos son los síntomas característicos de la gripe AH1N1, pero pueden acompañarse también de vómitos, diarreas, naúseas y falta de apetito.

Sobre la vacunación

En estos momentos de alerta epidemiológica, la línea de atención telefónica 0800 VIGILAN del Ministerio del Poder Popular para la Salud recomienda consultar con un especialista, antes de optar por ser vacunado. Previa evaluación en instituciones de salud públicas y privadas, son los médicos quienes deben recomendar la aplicación de la vacuna.

El Ministerio asegura que ha canalizado a través de las direcciones regionales de salud de todo el país la distribución de vacunas, para que éstas sean aplicadas a los grupos de riesgo, previa evaluación médica.

En Venezuela, están disponibles al menos tres tipos de vacuna contra la influenza, que incluyen una cepa de protección contra la gripe AH1N1. Están disponibles en el ámbito público y privado las vacunas Vaxigrip, Idflu y Fluarix. Es importante recordar que las personas con procesos activos de gripe o infecciones respiratorias no deben vacunarse contra la influenza, hasta tanto superar el cuadro.

El Centro de Prevención y Control de Enfermedades en Estados Unidos (CDC) recomienda la vacunación universal contra la influenza. Aunque todo el mundo debe recibir una vacuna contra la gripe cada temporada, es especialmente importante que los siguientes grupos de personas se vacunen, ya sea porque están en alto riesgo de tener complicaciones graves relacionadas con la gripe o porque viven con o cuidan a personas con alto riesgo para el desarrollo de complicaciones de la gripe:

1. Las mujeres embarazadas(según indicaciones de su obstetra, que determinará la factibilidad o no de la vacunación de acuerdo con la edad del embarazo)
2. Los niños menores de 5 años, especialmente los menores de 2 años de edad.
3. Las personas de 50 años de edad y mayores
4. Las personas de cualquier edad con ciertas condiciones médicas crónicas: enfermedades respiratorias crónicas, diabetes mellitus, hipertensión arterial, insuficiencia cardíaca, con sistemas inmunológicos debilitados debido a una enfermedad o algún medicamento (cáncer, VIH) previa autorización del médico tratante.
5. Las personas que viven en hogares de ancianos y otras instalaciones de cuidado a largo plazo
6. Las personas que viven con o cuidan a personas en alto riesgo de complicaciones por la gripe.

Los niños menores de diez años deben recibir autorización de un especialista antes de ser vacunados.

Un poco de historia sobre AH1N1

Esta influenza pandémica, que conmovió al mundo científico por su aparición en abril de 2009, surgió en México y en forma rápida y sostenida, fue desplegándose por todo el planeta.

El virus AH1N1, una variante del virus de influenza estacional A que realizó un “salto de especie” del cerdo al humano y que tenía componentes también del virus aviario, llevó a la Organización Mundial de la Salud a declarar una pandemia global, categoría que significaba que estaba presente en tres o más países de una región y que el contagio entre seres humanos era rápido y sostenido.

Este alerta fue levantado poco más de un año después, el 10 de agosto de 2010, cuando la máxima organización de salud apuntó que los casos de AH1N1 se habían reducido y que sus estadísticas eran iguales a las de una gripe común.

En Venezuela, según el Ministerio del Poder Popular para la Salud, hasta el mes de octubre de 2010, la situación se encontraba controlada y sólo tres estados del país (Distrito Capital, Miranda y Carabobo) aportaban acasos por la enfermedad, según informó en esa oportunidad la infectóloga Elia Sánchez. La especialista, que también es integrante del Plan Nacional de Atención Pandemia de Influenza AH1N1 del Ministerio de Salud, reveló que de mayo de 2009 a octubre de 2010, se documentaron 14.684 casos de AH1N1, con 65.000 tratamientos suministrados y 187 decesos.