sábado, 19 de abril de 2014

 

Nacionales

19 / 08 / 2012
- 01:57:58
Comerciantes y transportistas, los más afectados tras el colapso del puente en Cúpira
Comerciantes y transportistas, los más afectados tras el colapso del puente en Cúpira
/ Giselle Almarza
Tras el colapso del puente de Cúpira, tramo de la Carretera Nacional Troncal 9 que comunicaba al Oriente del país con Caracas y viceversa, diversas dificultades han tenido que pasar tanto habitantes de la zona como los viajeros, comerciantes y transportistas. La exigencia de los afectados es que se habilite de manera urgente una nueva vía.

Roberto García Ponte quien tiene un pequeño negocio de dulces en la vía de Cúpira, se mostró preocupado porque desde el pasado miércoles – día en que se cayó la vía – no ha hecho “ni una sola venta”. Señaló que sus ingresos dependen especialmente de los viajeros que transitan diariamente por la zona.


Comerciantes y transportistas, los más afectado... por Globovision

Para solventar la situación y llevar sustento a los cinco miembros de su familia, Ponce ha optado por pescar en ríos cercanos, a pesar que esto genera un riesgo por las crecidas de las afluentes durante las lluvias.

Entre tanto, Leti Gómez y sus 8 hijos viven de la venta de tortas de casabe y pan, y para ellos el panorama es aún más difícil. La mujer indicó que en el pueblo de Cúpira no hay fuentes de empleo y subrayó que sus hijos mayores han intentado obtener un empleo en alguna obra, pero dice: “El chance siempre lo tiene quien puede pagar el cupo”. Gómez pide que arreglen rápido la vía.

Los turistas también sufren las consecuencias que ha generado la interrupción en la vía. Mujeres con niños recién nacidos, embarazadas y adultos mayores se ven en la obligación de hacer una cola de más de 20 minutos para transitar por el paso peatonal improvisado. Cuando llegan al extremo de la vía, específicamente al sector El Guapetón, deben caminar más de 400 metros para encontrar un transporte público que los traslade a su destino final.

Inés Chiriamo, enfermera y habitante de Cúpira desde hace 30 años, precisó que desde hace 4 días no ha podido asistir al ambulatorio donde labora, por lo que tuvo que solicitar a sus jefes que la ubiquen en un centro asistencia cercano a su residencia hasta que habilitan un paso más seguro.

Por su parte, los transportistas de vehículos por puestos se quejan del incremento de unidades ilegales o “piratas” quienes les quintan las ventas y cobran los pasajes con sobreprecio.