viernes, 18 de abril de 2014

 

Ciencia y tecnología

18 / 06 / 2012
- 06:08:20
China logra primer acoplamiento espacial automático en misión tripulada
China logra primer acoplamiento espacial automático en misión tripulada
/ AAS
Dos astronautas chinos ingresaron el lunes por primera vez a bordo del módulo espacial Tiangong-1 ("Palacio celeste"), unas tres horas después del acoplamiento en órbita de su nave Shenzhou IX, lanzada el sábado de la base de Jiuquan, al noroeste de China.

China llevó a cabo con éxito el lunes su primer acoplamiento espacial con astronautas a bordo, en modo automático, unos siete meses después de haber llevado a cabo esta proeza técnica con dos naves sin tripulación, indicó el canal de televisión nacional chino CCTV.

La nave Shenzhou ("Nave divina") IX, con dos hombres y una mujer a bordo, se había acoplado al módulo Tiangong-1 ("Palacio celeste") poco después de las 06H00 GMT del lunes, según las imágenes difundidas por CCTV.

Durante esta misión, que durará 13 días, la tripulación de Shenzhou tendrá que atracar en forma manual, lo que será una primicia para China.

Es la primera vez que astronautas entran en Tiangong-1 desde el lanzamiento de este primer módulo de estación orbital china el 29 de septiembre pasado, los que podrán así desplazarse al interior de este embrión de estación espacial.

Pero la principal tarea de la tripulación de Shenzhou IX durante esta misión de 13 días será el acoplamiento manual, otra primicia para China.

Según informaciones de prensa, Shenzhou IX y Tiangong-1 deberían permanecer unidos durante seis días antes de separarse para preparar luego este acoplamiento a cargo de la tripulación. Una técnica que podría resultar necesaria en caso de falla de los sistemas automáticos.

La tripulación ensayó la maniobra 1.500 veces en tierra, acción delicada cuando las dos naves giran alrededor de la Tierra a unos 28.000 km/h y que pueden destruirse mutuamente en caso de colisión.

El dominio de la técnica de acoplamiento espacial en órbita alrededor de la Tierra es una etapa crucial en la conquista del espacio, adquirido ya por los rusos y los estadounidenses en los años 1960.

El 3 de noviembre pasado, la nave sin tripulación Shenzhou VIII fue a acoplarse a Tiangong-1 por primera vez, antes de separarse del módulo y renovar la operación once días después.

Entre los tres astronautas a bordo de Shenzhou IX se encuentra Liu Yang, la primera mujer china enviada al espacio y que probablemente se convertirá en una heroína para más de 1.300 millones de sus conciudadanos.

Liu, piloto de caza de 33 años con 1.680 horas de vuelo a su activo, formada desde 2010 para ser astronauta, dirigirá experiencias científicas en el terreno médico y en otras pruebas durante la misión.

El jefe de la misión, es un astronauta experimentado que efectúa su tercer vuelo espacial a bordo de Shenzhou IX mientras que Liu Wang, que participa en el programa de vuelo habitado desde hace 14 años, estará a cargo de las maniobras de acoplamiento manual.

Los lanzamientos espaciales chinos están muy impregnados de nacionalismo, en particular los que se enmarcan en el programa de vuelos habitados. En 2003, China pasó a ser el tercer país del mundo que envió hombres al espacio por sus propios medios, después de la Unión soviética y Estados Unidos.

El sábado, el presidente Hu Jintao felicitó a los responsables de Shenzhou IX, estimando que el dominio de la técnica de acoplamiento en el espacio era "crucial" para disponer a término de una estación orbital tal como la Estación espacial internacional (ISS), programa en el que Pekín no participa.

El programa de vuelo habitado chino apunta de aquí a una década a dotar a china de una estación orbital en la que una tripulación puede vivir en autonomía durante varios meses, según el modelo de la ex estación rusa Mir o de la ISS.

Paralelamente, China participa en una carrera hacia la Luna, donde espera ser el primer país asiático en poner pie. En el marco de su programa llamado "Chang'e", ya envió con éxito dos sondas lunares, en 2007 y 2010.