jueves, 24 de abril de 2014

 

Usted lo vio

19 / 03 / 2006
- 02:46:58
Cerca de 2 mil personas se desvistieron en la avenida Bolívar de Caracas
/ AAS

Entre mil 500 y dos mil personas posaron desnudas este domingo 19 de marzo en la avenida Bolívar, en el centro de la capital venezolana, para el fotógrafo estadounidense Spencer Tunick.

Desde las 4:00 de la mañana los participantes, en su mayoría jóvenes, comenzaron a llegar a la locación elegida por Tunick para realizar su instalación, por "la belleza y el caos organizado" que representa la zona para este artista.

A pesar de que la convocatoria era hasta las 5:00 de la mañana, algunos con la voluntad de despojarse de sus ropas se incorporaron al grupo en momentos previos al comienzo de la sesión fotográfica.

Aplausos y gritos de entusiasmo reflejaban el ambiente que había entre los participantes cuando recibían las instrucciones por parte del fotógrafo y en el momento en que decidieron dejar su ropa y caminar desnudos hacia la avenida Bolívar, a la altura de la estación del metro La Hoyada.

El orden no fue el denominador común en esta experiencia, en la que varios exteriorizaron una alegría liberadora al correr con los brazos abiertos, realizar saltos acrobáticos, o salir de la multitud para exhibir su desnudez ante los aplausos del grupo.

Alrededor de las 6:30 de la mañana, más de mil ciudadanos mayores de 18 años estaban reunidos en la avenida siguiendo las instrucciones del fotógrafo, lo cual presentó algunas dificultades porque como Tunick no habla español, sus indicaciones no siempre fueron traducidas acertadamente.

La dirección en que debían acostarse los participantes nunca fue del todo clara, razón por la cual el artista, en sus declaraciones al final del evento, aseguró que las fotos tomadas en esta primera pose son "un misterio".

La segunda sesión fotográfica, a las 7 de la mañana, viró 180 grados, ya que el fotógrafo apuntó su lente al oeste de la ciudad, para mirar a la estatua del Libertador ubicada en el Centro Simón Bolívar, sobre los túneles de El Silencio.

Una alfombra de cuerpos rodeó el monumento por instrucciones de Tunick, lo cual dejó al descubierto los leones que acompañan la estatua.

El artista realizó algunas fotos de los participantes con los ojos cerrados y otras con los ojos abiertos, y siempre pidió seriedad.

"Esto no es un chiste, es un retrato para que se recuerden toda su vida", indicó.

Esto ocurrió alrededor de las 7:30 de la mañana. Mientras tanto, la gente fuera del evento comenzaba a agolparse en los cordones de seguridad, donde se encontraban funcionarios de distintos organismos de seguridad, como la Policía de Caracas, Policía Metropolitana, Bomberos y Defensa Civil, entre otros.

Para Tunick, las fotos en esta pose funcionaron muy bien, al igual que las que tomó en una tercera locación, detrás de la estatua de Simón Bolívar.

Para ese momento, eran las 8:00 de la mañana. La gente seguía animada y con las plantas de los pies negras. Esta vez, los participantes más alejados del lente del fotógrafo recibieron instrucciones de darle la espalda, mientras que los que estaban más cerca asumieron la posición de "la bolita", con las rodillas en el suelo, la cabeza agachada y los talones tocando los glúteos.

A medida que el tiempo transcurría, más personas externas al evento se acercaban para observar a los voluntarios sin ropa. Al final, uno de ellos decidió sumarse a la multitud que había posado para Tunick, a pesar de haberse culminado la sesión de fotos.

Las autoridades retuvieron al individuo, pero algunos de los que lo acompañaban reivindicaron su derecho a desnudarse también. Al final, le fue permitido el acceso.

A las 9:00 de la mañana ya se despedían los participantes quienes, en retribución a su valentía y participación en la instalación fotográfica, recibirán en aproximadamente cuatro meses las fotografías para las que posaron con la firma de Spencer Tunick.