miércoles, 16 de abril de 2014

 

Salud

12 / 02 / 2013
- 09:38:04
Catar aplica iniciativas para reducir los índices de obesidad
Catar aplica iniciativas para reducir los índices de obesidad
/ Globovisión/EFE
Los petrodólares han traído riqueza y prosperidad a Catar, pero también unos alarmantes niveles de sobrepeso y obesidad que el emir, Hamad bin Jalifa al Zani, ha decidido combatir poniendo a sus ciudadanos a hacer deporte por un día.

Catar instauró el año pasado el Día Nacional del Deporte, que hoy se celebra por segunda ocasión, una jornada festiva para todos los trabajadores en la que se organiza hasta una competición de pérdida de peso.

No en vano, los abundantes beneficios del petróleo y el gas han traído aparejadas malas costumbres, como el sedentarismo y la comida basura, que han empujado los niveles de sobrepeso hasta el 70 % y de obesidad hasta el 41 %.

Siete de cada diez cataríes admiten no practicar ninguna actividad física, según revela la última encuesta del Consejo de Salud de Catar, la autoridad sanitaria local.

Este estudio apunta, además, que los cataríes tienen una circunferencia media de cintura de 99,9 centímetros en los hombres y de 90 en las mujeres.

La encuesta, realizada en el último trimestre de 2012 a personas de entre 18 y 64 años, también desvela que más del 16 % de los cataríes fuma, el 16,7 % es diabético (siete puntos por encima de la media mundial) y el 91 % come menos de cinco piezas de fruta diarias.

Así las cosas, el emir, quien para predicar con el ejemplo ha perdido mucho peso en los últimos meses, instauró en 2012 el Día Nacional del Deporte, una iniciativa del jeque heredero, Tamim.

La festividad se celebra el segundo martes de febrero e incluye actividades deportivas para todos los gustos organizadas por empresas públicas y privadas.

La mujer más rápida del país y la primera en participar en unos Juegos Olímpicos, en Londres 2012, la atleta Nur Al Malki, es la embajadora del evento. "La práctica de deporte, en especial el atletismo, ha cambiado mi vida", dijo a la prensa.

"Para ser honesta, todavía no he conseguido muchas cosas, quiero seguir corriendo y convertirme un día en un modelo a seguir para las generaciones venideras", explicó Nur, que aconseja especialmente a las mujeres que practiquen deporte.

Los trabajadores tienen el día libre para participar en la fiesta, que incluye este año una competición nacional de pérdida de peso destinada a promover los beneficios para la salud de un estilo de vida activo y que está abierta a hombres y mujeres.

A los concursantes se les ofrecerá apoyo durante todo el desafío, de un año de duración, con entrenamientos a medida, consejos dietéticos, además de programas deportivos de obligada participación.

Pese a que los participantes deben inscribirse hoy, no recibirán su recompensa hasta 2014, siempre que pierdan los kilos que les sobran.

Aparte de esta competición, una decena de deportes componen el abanico de posibilidades para los aficionados que hoy salgan a la calle en busca de actividad física a uno de los nueve puntos designados en Doha.

La encuesta del Consejo de Salud de Catar pone en evidencia que un gran número de diabéticos no solo trae consecuencias negativas para los afectados, sino también para la población en general, que gasta el 20 % del presupuesto sanitario en atender esta enfermedad.

La doctora Sharud al Jundi Matthis, de la Asociación Catarí contra la Diabetes, explicó a Efe que "la prevalencia de la diabetes tipo 2 en los adolescentes del país está creciendo a un ritmo muy alto y todo el mundo en el sector está estudiando una estrategia para frenar esa tendencia".

"La obesidad y un estilo de vida sedentario, sumado a una historia familiar de diabetes tipo 2, conlleva un riesgo muy alto de desarrollarla", agregó.

Desde 2006, los hábitos no saludables de los cataríes no han cambiado e incluso han empeorado. La Encuesta Mundial de Salud elaborada en 2006 mostraba que el 11 % de la población de Catar fumaba a diario, un porcentaje que en el último trimestre de 2012 alcanzaba el 14,7 %.