jueves, 17 de abril de 2014

 

Nacionales

13 / 05 / 2013
- 02:08:39
Carlos Zuloaga: La venta de Globovisión ya se cerró
Carlos Zuloaga: La venta de Globovisión ya se cerró
/ Globovisión
Carlos Zuloaga, vicepresidente de Globovisión, informó que "ya la venta (Del canal de televisión) se cerró". La firma del documento se concretó en horas de la noche de este lunes. La labor del hijo menor de Guillermo Zuloaga, fundador de Globovisión, frente al canal termina con el cierre de la venta.

"Yo ya tengo lista mi renuncia y la de mi papá, lo que queda es entregarla. Cuando regrese en la tarde las entrego, estaré aquí ayudando esta semana en las reuniones operativas pero no en nómina", aclaró.

Zuloaga indicó que en horas de la tarde los nuevos dueños de Globovisión Raúl Gorrín, Juan Domingo Cordero y Gustavo Perdomo visitarán la sede del canal en la urbanización La Florida, en Caracas. La reunión entre los empresarios que compraron la mayoría accionaria de la planta televisiva será realizada durante el transcurso de la semana.

Leopoldo Castillo conocido como "El Ciudadano", quien asumirá un cargo de dirección, estuvo presente en el encuentro con los trabajadores, celebrado en el estudio principal de Globovisión. En este lugar, los empleados del canal plantearon inquietudes sobre los cambios que se implementarán.

Se esperaba que en la reunión estuvieran presentes los nuevos directivos de Globovision, Raúl Gorrín, Gustavo Perdomo y Juan Domingo Cordero pero tomando en consideración que la firma del documento compra - venta no se ha realizado, ellos no han asumido funciones en la empresa. Vladimir Villegas, quien estará a cargo de la dirección general, también debía comunicarse con los trabajadores pero no llegó a tiempo.

Los empleados tenían algunas preguntas para hacerle a Villegas, quien ha asegurado en entrevistas a otros medios de comunicación que llegará a  Globovisión para "hacer periodismo".

Guillermo Zuloaga pide el "beneficio de la duda para el cambio"

En una carta leída por su hijo, Guillermo Zuloaga, quien presidió Globovisión durante 18 años, aseguró que la venta del canal le genera "sentimientos encontrados" y afirmó que las negociaciones "han sido impecables" durante el proceso de venta. "Para mantener a Globovisión abierta hace falta más que dinero".

Zuloaga saludó a todos aquellos que han podido expresar libremente su opinión sobre la venta de Globovisión y pidió el "beneficio de la duda al cambio" que acarrea la instalación de una nueva junta directiva. "Me han culpado de no tener conciencia ciudadana y de ser el culpable si la oposición no triunfa (...) Tengo que recordarles que detrás de las cámaras hay muchísimas personas que dependen de Globovisión y el sustento de sus familias depende de cobrar 15 y último en Globovisión".

El presidente de Globovisión agradeció a quienes lo acompañaron durante su período frente al canal como María Fernanda Flores y Carlos Alberto Zuloaga, quien asumió las riendas de la empresa cuando salió del país. "La decisión de incorporar a Leopoldo Castillo me da mucha tranquilidad sobre el futuro de Globovisión y la calidad de la pantalla", reconoció.

También tuvo unas palabras para quienes día a día encienden sus televisores en casa para seguir la programación del canal 33, tal como lo han hecho durante los últimos 18 años. "A nuestra querida audiencia gracias a su lealtad Globovisión sobrevivió momentos importantes, sigan fieles y críticos a esa pantalla. No me despido porque estaré en contacto".

Globovisión no será la misma

Leopoldo Castillo anunció que ha mantenido varias reuniones "largas" con la nueva junta directiva y Villegas, en las cuales no ha recibido ningún lineamiento sobre los programas transmitidos hasta ahora. “La Globovisión que conocimos, la Globovisión que vivimos en los últimos 12 años, no es la Globovisión que vamos a vivir. Yo quiero poner las cosas claras, lo demás es engaño”, fueron sus primeras palabras hacia los trabajadores del canal.

Acotó que los talentos de Globovisión no han recibido ninguna crítica, en su lugar ha respondido preguntas sobre el funcionamiento del canal. "El Ciudadano" manifestó que la decisión de llevar la línea editorial hacia el centro será gradual, pues la programación actual del canal genera ganancias. "A ellos les preocupa que haya un desplazamiento de la audiencia y de que la audiencia de Globovisión no regrese".

Leopoldo Castillo tiene un plazo de 3 meses para participar en la transición de Globovisión y luego reconsiderará su decisión. "Esta casa, es una casa de compromiso, yo siento que en esta oportunidad lo más cómodo pudo haber sido quedarme con mi programa y ya, pero yo decidí asumir esta responsabilidad. Yo voy a estar al menos 3 meses, yo no se si la salud me acompañe para seguir adelante", afirmó.

"Fórmula ganadora no se cambia", dijo citando un refrán utilizado por Alberto Federico Ravell, quien estuvo durante 15 años en la dirección general de Globovisión.

El abogado y conductor de un programa de opinión en Globovisión, resaltó que la idea es tener acceso a la fuente oficial y manifestó haber visto disposición a dialogar.

“Si tú modificas la parrilla nuestra, si tú modificas el estilo nuestro, simplemente la gente se va. ¿Qué es lo que estamos pidiendo nosotros? Tener acceso a la fuente oficial. Yo estoy muy orgulloso del trabajo que aquí se ha hecho (…) Yo sí se el trabajo que ha hecho la gente de Globovisión y voy a defender a la gente de Globovisión”, dijo. Además, anunció que la nueva directiva asume todos los procedimientos abiertos por Conatel y el juicio contra los periodistas.

Revise la carta de Guillermo Zuloaga:

Amigas y amigos de Globovisión:

No ha sido fácil, nada fácil. A pesar de estar convencido de que tomé la decisión correcta, no hay duda de que la venta de Globovisión me produce muchos sentimientos encontrados. Globovisión no es simplemente una empresa, es un proyecto, que contra todas las expectativas, pero con la ayuda, colaboración, profesionalismo, compromiso, valentía y lealtad de todos ustedes lo convertimos en una realidad y en la REFERENCIA INFORMATIVA DE VENEZUELA. Globovisión no es una simple empresa, es una forma de vida, que te absorbe y compromete. Desafortunadamente, el Gobierno autoritario, encabezado por el presidente (Hugo) Chávez, nunca le gustó nuestra actitud y compromiso de informar siempre la verdad, y por eso a partir del 2001, nos declaró “enemigos de la revolución” y por consiguiente enemigos del Estado, lo cual después de 14 años de lucha, como dije en mi carta anterior, hizo a Globovisión inviable bajo mi dirección.

Nunca pensé que iba a llegar un día en que tuviera que renunciar, no por voluntad propia, a la presidencia de Globovisión. Pero llegó, y además a distancia sin poderles dar la cara a cada uno de ustedes. Eso lo hace aún más difícil.

Durante las últimas semanas, desde que la posible venta de Globovisión se hizo pública, por un lado he recibido grandes apoyos y reconocimientos de parte de aquellos que están conscientes del enorme esfuerzo que ha significado mantener a Globovisión abierto, y dando la batalla por la democracia y libertad en nuestra querida, pero maltratada, Venezuela. Pero también he recibido grandes críticas, donde me han culpado de no tener conciencia ciudadana, y que yo voy a ser el culpable si la oposición no logra triunfar en su proyecto político. En estos días o semanas también ha habido muchas manifestaciones de opinión y cuestionamiento a esta decisión en nuestra pantalla. Esto me obliga a reflexionar, como siempre lo he hecho al escuchar sus opiniones, las cuales respeto enormemente. Pero también tengo que recordarles, que detrás de las cámaras hay muchísima gente que trabajan muy duro y que dependen, como único sustento, de su trabajo en Globovisión. No son personas que tienen la posibilidad de tener varios empleos, sino que su sustento diario y el de su familia depende de poder cobrar, en Globovisión, todos los 15 y últimos de cada mes. A todos aquellos que han tenido la oportunidad de plantear sus posiciones personales públicamente, yo los felicito y los envidio. Porque ese es un privilegio, que como empresario y presidente de esa empresa yo no tengo. Estoy obligado a pensar y preocuparme por el colectivo y no por mis deseos personales. Sigo convencido que mal servicio le haría yo a todos  cada uno de los trabajadores de Globovisión y al país en general, si por mi testarudez y tozudez dejo que Globovisión quiebre financieramente o que quede completamente fuera del aire. Entiendo lo difícil que ha sido y es este proceso para todos en Globovisión. Les vuelvo a pedir, como ya hice en mis comunicaciones anteriores, que le demos el beneficio de la duda al cambio y que entendamos que esta es la mejor opción posible para nuestra querida Globovisión. No subestimo para nada por lo que está pasando y les recuerdo que siempre contarán con mi apoyo y solidaridad.

Dentro de lo difícil de este proceso de venta, tengo que decir que las negociaciones con los señores (Juan Domingo) Cordero y (Raúl) Gorrín han sido impecables. Ellos, además, nos han dicho y prometido que sus intenciones con el canal no están reñidas con lo que siempre ha sido nuestro objetivo, de ser un canal informativo, donde quepan todas las tendencias y posiciones políticas, sin dejar de defender las libertades, la democracia y la libertad de expresión. La decisión de incorporar a nuestro Leopoldo Castillo al grupo gerencial me da mucha tranquilidad con el futuro de Globovisión y la calidad de su pantalla.

No quiero cerrar estas palabras sin hacer público mi agradecimiento a un gran amigo empresario, quien me ofreció su apoyo incondicional al enterarse de la noticia. Desafortunadamente, para mantener a Globovisión abierta se necesita más que dinero. También quiero agradecerle aquí el gran apoyo y comprensión que me ofreció Leopoldo Castillo en este difícil proceso. El apoyo y comprensión de María Fernanda Flores, quien por muchos años le dedicó más a Globovisión que a su vida personal y familiar. A ambos, mi total agradecimiento. Y no puedo cerrar sin felicitar y agradecerle a Carlos Alberto, mi hijo, la forma tan profesional y comprometida en que asumió y desempeñó, hasta el día de hoy, la gerencia de Globovisión, desde el inesperado momento de mi salida de Venezuela hace tres años.

A todos los anunciantes, empresarios, agencias de publicidad y amigos que siempre confiaron en nosotros y en Globovisión, y más todavía, en los años más difíciles mi más sincero agradecimiento. Globovisión es hoy en día un proyecto exitoso, en parte, gracias al apoyo de todos ustedes. A nuestra querida audiencia, que ya supera más de la mitad del país, su lealtad fue y ha sido clave para que Globovisión sobreviviera los momentos más complicados de su historia. Sigan fieles y críticos a esa pantalla que seguirá estando disponible para todos ustedes y para todos los venezolanos.

No me despido porque les prometo que me mantendré en contacto y dispuesto a colaborar para que Globovisión se mantenga y crezca como la referencia informativa de Venezuela, para los venezolanos y para el mundo. Y como venezolano, seguiré poniendo mi granito de arena para lograr una mejor Venezuela para mis hijos y futuras generaciones. A toda mi querida Familia Globovisión, ¡muchísimas gracias! Siempre tendrán en mí a un gran amigo incondicional.

Los quiero mucho,

Guillermo Zuloaga