jueves, 17 de abril de 2014

 

Internacionales

08 / 12 / 2012
- 07:10:21
Berlusconi confirma su candidatura y Mario Monti anuncia que dimitirá
Berlusconi confirma su candidatura y Mario Monti anuncia que dimitirá
DYMG / Globovisión/AFP
El primer ministro italiano, Mario Monti, comunicó este sábado su intención de dimitir cuando se haya aprobado el presupuesto, horas después de que su predecesor, Silvio Berlusconi, anunciara que será de nuevo candidato a dirigir Italia.

Monti se entrevistó durante más de una hora con el presidente de la República, Giorgio Napolitano, y le transmitió su intención de presentar su dimisión "irrevocable" una vez aprobado el presupuesto, según un comunicado del Quirinal, la presidencia de la República.

Monti "juzga que no es posible continuar su mandato y ha manifestado en consecuencia su intención de presentar su dimisión", indica el comunicado.

El viernes, Monti se reunió con los líderes políticos, entre ellos Angelino Alfano, del Pueblo de la Libertad (PDL), el partido de centro-derecha de Berlusconi que hasta ahora lo apoyó.

El comunicado presidencial añadía que los comentarios formulados por Alfano en el Parlamento equivalían a una retirada de la confianza en el gobierno de Monti.

"Creemos que la experiencia del gobierno Monti ha terminado", dijo Alfano esta semana en la cámara. El político abogó por poner fin "de manera ordenada" a la legislatura, y aclaró que no intentaría tumbar al gobierno.

El ejecutivo tecnócrata de Monti debía en cualquier caso concluir en la próxima primavera. Las elecciones legislativas se esperan en principio en marzo o abril.

Los últimos sondeos pronostican una victoria del Partido Democrático (PD), de centro-izquierda, pero sin mayoría absoluta, lo que lo obligaría a buscar una coalición.

A la espera de la cita, el jueves, el PDL mandó un serio aviso absteniéndose en dos votaciones en el Parlamento.

Este sábado, Berlusconi, de 76 años, confirmó que se presentará a las próximas legislativas para intentar ser de nuevo primer ministro de Italia, tras desempeñar el cargo en tres períodos desde 1994.

"Entro en escena para ganar", declaró ante la prensa cerca de Milán (norte) el 'Cavaliere', que hace poco más de un mes aseguraba que no concurriría a los comicios.

"Estoy acosado de demandas de los míos para volver al primer plano", explicó Berlusconi el miércoles por la noche, afirmando que quiere salvar a una "Italia al borde del precipicio" y minada por el desempleo y los impuestos.

Berlusconi anunció una reunión de su partido este domingo, así como contactos con su ex aliado populista, la Liga del Norte, con la esperanza de "llegar a una decisión que pueda permitirnos votar juntos por el mismo candidato".

Desde noviembre de 2011, el partido Pueblo de la Libertad (PDL) había apoyado al gobierno de tecnócratas de Mario Monti, en una alianza obligada e inédita con el centro-izquierda.

"Hemos hecho gala de una gran responsabilidad y, durante un año, hemos apoyado este gobierno intentando corregir las medidas que no nos convencen. Pero también afirmando siempre que una política de austeridad en una economía que no crece provoca daños", explicó Berlusconi.

"Todas las cifras son peores que hace un año", aseguró Berlusconi, añadiendo que su partido votará los textos actualmente examinados en el Parlamento, empezando por la ley presupuestaria.

Todavía a fines de octubre, el magnate y dueño del imperio televisivo Mediaset, debilitado por sus problemas con la justicia, había anunciado que renunciaba a presentarse como candidato al cargo de jefe de gobierno.

Pero desde entonces, ninguna personalidad del centro-derecha ha emergido.

"Hacía falta un líder como el Berlusconi de 1994, pero no lo hemos encontrado", explicó refiriéndose a su entrada en política, para justificar su regreso a la arena política.

Berlusconi anunció que quiere presentar en las legislativas "muchas caras nuevas", y afirmó que en ese sentido ya ha tomado contacto con el mundo empresarial, los deportes y la universidad para buscar candidaturas.

En octubre de 2011, el "Cavaliere" tuvo que ceder a la presión política y de los mercados financieros para dejar el poder a Mario Monti.

Poco antes de anunciar que dimitirá, Monti pidió a la clase política italiana que preserve su política reformista.

"Estoy convencido de que sea cual sea el color del gobierno que (me) suceda, prevalecerá la sabiduría de los políticos de Italia. Estoy seguro de que no se tenderá a destruir lo que hemos hecho en términos de aseguramiento de las finanzas públicas italianas", comentó Monti en Cannes (sureste de Francia) al margen de un coloquio sobre gobernanza económica.

"Hemos hecho reformas estructurales que ninguno de los dos partidos de centro-derecha habría podido hacer por sí solo", comentó también, destacando "un saneamiento presupuestario que pone a Italia en el camino de un balance equilibrado en términos estructurales en 2013".