domingo, 20 de abril de 2014

 

Espectáculos

21 / 01 / 2013
- 06:59:09
Barbara Walters es hospitalizada tras sufrir golpe en la cabeza
Barbara Walters es hospitalizada tras sufrir golpe en la cabeza
FL / Globovisión/EFE
La veterana periodista de la televisión estadounidense Barbara Walters fue hospitalizada por un golpe en la cabeza, informó este domingo ABC News, el canal para el que trabaja.


"Barbara Walters cayó por una escalera, (el sábado) por la noche mientras visitaba la residencia del embajador británico y la caída le produjo un corte en la frente", señaló el director de la cadena ABC News Jeffrey Schneider.

Como medida de precaución, Walters fue hospitalizada "para realizarle un examen completo, y quedará en observación", señaló en un comunicado.

Según dijo, Walters está al tanto de la actualidad y "ordena a todos qué tienen que hacer", lo cual es "una señal muy positiva", bromeó Schneider.

La reportera, de 83 años de edad, fue la primera mujer estadounidense en aparecer como presentadora de programas de noticias, en los años 70, en un medio durante mucho tiempo dominado por los hombres.

Walters entrevistó a decenas de jefes de Estado y a otras celebridades a lo largo de su carrera de varias décadas.

En 1972, cubrió la histórica visita del presidente de Estados Unidos Richard Nixon a China, y cinco años después protagonizó la primera entrevista conjunta al líder israelí Menahem Begin y al presidente egipcio Anuar Sadat.

En 1999 fue la primera en entrevistar a la entonces pasante Monica Lewinsky tras el escándalo sexual con el presidente Bill Clinton y luego al candidato demócrata Al Gore, que acababa de ser derrotado por estrecho margen en las elecciones estadounidenses de 2000.

Walters logró también interrogar largamente al líder cubano Fidel Castro.

Actualmente se desempeñaba como co-conductora del popular talk-show "The View", pero ocasionalmente retornaba a sus raíces periodísticas para realizar entrevistas a personajes de alto perfil.

En diciembre de 2011, interrogó al presidente sirio Bashar al Asad, quien negó en esa ocasión haber ordenado la represión a los manifestantes opositores, que desde entonces murieron por miles.