viernes, 18 de abril de 2014

 

Salud

21 / 04 / 2013
- 02:22:28
Avanza en Bolivia un estudio de un nuevo fármaco contra el mal de Chagas
Avanza en Bolivia un estudio de un nuevo fármaco contra el mal de Chagas
/ Globovisión/EFE
El primer estudio en cuatro décadas de un nuevo fármaco para tratar el mal de Chagas avanza en Bolivia desde hace dos años, impulsado por un equipo científico internacional que busca un mejor tratamiento para la "enfermedad de los pobres".

Se trata del E1224, un medicamento con mucho potencial para tratar la enfermedad en menor tiempo y con menos efectos secundarios respecto de los dos únicos fármacos existentes actualmente, explicaron a Efe la brasileña Isabela Ribeiro y el español Joaquim Gascón, integrantes del equipo que conduce las pruebas.

Ribeiro dirige el Programa Clínico de Chagas de la Iniciativa Medicamentos para Enfermedades Olvidadas (DNDi, por su sigla en inglés) y Gascón es director de Enfermedades Tropicales Desatendidas del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), entidades que se asociaron a la Plataforma del Chagas de Bolivia para el estudio.

Ambos expertos participaron entre el lunes y viernes pasados en la "Semana del Chagas" en la ciudad central de Cochabamba, donde se abordaron los avances en la investigación y tratamiento de este mal.

El mal sw Chagas fue bautizado así por Carlos Chagas, médico brasileño que descubrió en 1909 la enfermedad, que avanza silenciosamente dentro del organismo de las personas, causándoles lesiones crónicas irreversibles, sobre todo en los sistemas cardíaco y digestivo.

La enfermedad, endémica de América Latina, es provocada por el parásito Trypanosoma cruzi que es transmitido al organismo por la picadura de la "vinchuca", un insecto presente en casas, granjas, establos y otros locales de labranza, en zonas empobrecidas.

El mal también se transmite de forma congénita y mediante transfusiones de sangre o trasplante de órganos, por lo que a través de las migraciones ha llegado a otros países donde no existe la "vinchuca", como España, donde se calcula que hay unos 70.000 casos.

A nivel mundial hay entre ocho y 12 millones de personas infectadas con el mal, pero menos del 1 % recibe tratamiento.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha incluido el mal de Chagas dentro de un listado de 17 enfermedades tropicales consideradas "olvidadas", porque desde la década de los sesenta que no se desarrollaban nuevos fármacos para tratarla.

Este mal se trata actualmente con dos medicamentos: el nifurtimox y el benznidazol, que datan de la década de los años 60 del siglo pasado y tienen "una eficacia moderada", además de causar "efectos adversos" en algunos pacientes, indicó Gascón.

Por lo general, estos efectos son erupciones cutáneas, pero según los expertos, los pacientes también se resisten a usar estos medicamentos por lo prolongado que les resulta el tratamiento, consistente en dos dosis diarias durante 60 días.

DNDi impulsó en los últimos años el desarrollo de la primera fórmula pediátrica del benznidazol y también apunta a evaluar nuevos esquemas terapéuticos para reducir el tiempo de tratamiento con ese medicamento, según Ribeiro.

Pero además, la entidad decidió buscar estudios previos sobre nuevos compuestos para tratar la enfermedad, con el objetivo de dar nuevas opciones a los pacientes.

Hace tres años encontraron el E1224 en la biblioteca del laboratorio japonés Eisai, que ya había sido probado en animales, mostrando una mejor tolerancia hacia este fármaco y con posibilidades de acortar los actuales tiempos de tratamiento.

Tras negociar con Eisai y hacer los trámites correspondientes, DNDi decidió llevar a cabo la segunda fase del estudio, es decir, probar el fármaco con humanos.

Según Gascón, se eligió Bolivia para hacerlo porque es uno de los países con mayor número de enfermos y por todo el trabajo que ya venían realizando la Plataforma del Chagas y el ISGlobal en cuanto a la atención a pacientes crónicos.

Así, en junio de 2012 concluyó el reclutamiento de 231 pacientes de Cochabamba y de la región sureña de Tarija.

Ribeiro explicó que durante el tratamiento, que duró 60 días, se evaluó a los pacientes una vez por semana y, tras concluirlo, también han tenido revisiones a los dos y seis meses.

En junio próximo se les hará una última revisión a un año de haber concluido el tratamiento, misma que arrojará resultados decisivos para saber si se podrá avanzar o no hacia una tercera fase para probar el fármaco también en Brasil, Argentina, México, Colombia, España y posiblemente Estados Unidos.

La fase tres tomará otros dos años y si los resultados son positivos, a partir de ahí se efectuaría el registro, producción masiva y distribución del nuevo fármaco.

Ribeiro remarcó la importancia de que las personas que padecen de Chagas no dejen de tratarlo con los medicamentos actuales, cuya eficacia ha sido demostrada a pesar de los inconvenientes señalados.

"Se debe usar los medicamentos que existen porque los efectos colaterales que se desarrollan son tratables. No hay que decir que estamos desarrollando un nuevo tratamiento porque este es malo, pero sí que podemos hacerlo mejor", aclaró.