miércoles, 16 de abril de 2014

 

Economía

01 / 08 / 2012
- 11:33:59
Ante ingreso al Mercosur, Conindustria pide definir negociación que beneficie la producción
Ante ingreso al Mercosur, Conindustria pide definir negociación que beneficie la producción
/ VGN
Ante el ingreso formal de nuestro país al Mercosur, la Confederación Venezolana de Industriales (Conindustria) considera que es indispensable que se tome en cuenta la falta de competitividad de la economía nacional que ha estado sometida a un proceso sistemático de destrucción, para así poder negociar un acuerdo favorable para todas las partes.

Carlos Larrazábal, presidente de Conindustria, destacó que las economías de los principales socios de Mercosur, Argentina y Brasil, son mucho más grandes que las de los socios pequeños, entre ellos ahora Venezuela. Pero el tamaño de las economías no es tan importando cuando se discute un acuerdo de integración, pues hay países muy pequeños con economías débiles que logran gestionar acuerdos comerciales ventajosos. Por eso, lo verdaderamente importante es la competitividad. La economía nacional ha estado sometida a una serie de medidas que la han llevado a un estado de precariedad que dificulta competir de igual a igual con sus socios del Mercosur.

Por esa razón resulta imperativo que los equipos que tendrán en sus manos a partir de ahora la negociación de los puntos específicos del acuerdo tomen en cuenta las asimetrías existentes, los defectos intrínsecos del régimen jurídico del Mercosur –hecho a la medida de sus socios principales- para negociar un acuerdo favorable.

El documento elaborado por Conindustria, donde se evalúan las restricciones al comercio, resalta también la asimetría en esta materia, pues mientras en Argentina y Brasil toman medidas para restringir el comercio, que podrían ser similares a las que se adoptan en Venezuela, en esos países el resultado es el desarrollo de la industria nacional y la protección del empleo. Por el contrario, en nuestro país se han convertido en políticas que desestimulan la inversión, la producción e impiden el crecimiento del empleo.

Estos países además tienen una agresiva política de exportaciones y de estímulos a su industria nacional, procurando tasas de cambio competitivas, mientras que en Venezuela el control de cambio se ha convertido en una rémora que impide el desarrollo del sector manufacturero y tiene claramente un sesgo antiexportador por cuanto adicionalmente la tasa de cambio es a todas luces desfasada y sobrevaluada.

Las restricciones que en otros países se convierten en políticas de estímulo a la actividad económica, en Venezuela son condiciones que amenazan la existencia de la economía privada y el crecimiento de las inversiones a largo plazo. Entre ellas, las más connotadas son el control de cambios y de precios, invasiones, adjudicaciones directas, inamovilidad laboral, amenazas de expropiaciones e intervención de empresas, militarización de empresas intervenidas, restricciones del derecho a la libertad económica, aumento de la inseguridad jurídica y personal, entre otros.

En ese sentido, el gremio industrial hace una serie de propuestas con la finalidad de que este acuerdo beneficie a todas las partes.

En primer lugar, Venezuela no se puede plantear el ingreso a Mercosur sin revisar a fondo sus políticas económicas que impiden la inversión, el desarrollo de la industria y la creación de empleos.

En segundo lugar, y tomando en cuenta que Brasil y Argentina tienen un mayor nivel de desarrollo y producen y exportan los mismos productos que Venezuela pero a una escala mayor de competitividad e incentivos, se propone la importancia de considerar una cláusula sobre “tratamiento especial y diferenciado”.

En tercer término, los rubros donde haya producción nacional, deben ser incluidos en la lista de excepciones.

Como cuarto punto, solicita que se negocie el Arancel Externo Común (AEC), por cuanto la materia prima producida por Brasil y Argentina puede llegar a 12% y 14%, mientras que en Venezuela la tasa es de 5%. Si se adopta el AEC, se podría encarecer la importación de materias primas.

Y el quinto punto contempla que los requisitos específicos de origen sean transparentes, objetivos, previsibles y de fácil administración, para lo cual se sugiere negociar con base en los requisitos de origen de la ALADI.

Conindustria insiste en que se cree un espacio para que trabajen conjuntamente el gobierno y el sector privado, en función de privilegiar la industria nacional, no solamente la pública, como lo hacen otros países; se apliquen incentivos comerciales similares a los otorgados por nuestros socios comerciales a su producción interna y en cada uno de los temas a analizar se aplique el Principio de Trato Especial y Diferenciado, dadas las asimetrías existentes con nuestros socios principales de Mercosur.

De no tomar en cuenta estos parámetros, el gobierno venezolano tendrá que responderle al país por haber entregado el mercado, su industria y el esfuerzo de sus trabajadores.

#LoMásRT

#EnImágenes Este miércoles amaneció nevando en Mérida 

Adamari López renuncia a ser madre por culpa de Luis Fonsi 

Un niño caminó solo por una autopista durante 11 días 

Rubén Limardo: Ya tengo la medalla para Venezuela pero no me rindo

#EnImágenes Rubén Limardo: Es el momento para ganar una medalla olímpica