viernes, 25 de abril de 2014

 

Nacionales

11 / 04 / 2013
- 11:48:14
Acusan a dueño de concesionario por supuesta estafa en venta programada de vehículos
Acusan a dueño de concesionario por supuesta estafa en venta programada de vehículos
/ Globovisión/FGR
El Ministerio Público acusó al dueño de la cadena de consecionarios Sumiglov Cars C.A, Adhemar Ramón Rangel Vitto, quien fue aprehendido el 12 de diciembre de 2012, por su presunta responsabilidad en la estafa a más de 1.600 personas, a través de la venta programada de vehículos en los estados Barinas, Mérida, Trujillo y Zulia.

Los fiscales 60° nacional y 2° de Mérida, Ricardo Bravo y Wilson Yguaran, respectivamente, acusaron al hombre por la presunta comisión de los delitos de estafa agravada continuada y asociación para delinquir.

En el escrito presentado ante la Unidad de Recepción y Distribución de Documentos de los Tribunales de Control del estado Mérida, los representantes del Ministerio Público solicitaron la admisión de la acusación y el enjuiciamiento del hombre.

De acuerdo con la investigación, el hombre estaría relacionado con la estafa a más de 1.600 personas a través de la venta programada de vehículos realizada en varios de sus concesionarios ubicados en los estados Barinas, Mérida, Trujillo y Zulia, donde se le solicitaba una inicial a las personas para la adquisición de carros, sin luego dar respuesta a la solicitud.

Vale destacar que el monto de la estafa asciende aproximadamente a cinco millones de bolívares.

En este sentido, el citado día, funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional aprehendieron al hombre en el estado Mérida, en cumplimiento de una orden de aprehensión solicitada por el Ministerio Público y acordada por el Tribunal 8° de Control de Táchira.

Es importante resaltar que este trabajo del Ministerio Público está enmarcado en el Plan contra el Fraude, Estafa y Usura, el cual se viene desarrollando desde el 16 de junio del 2009 y cuya finalidad es investigar casos vinculados con irregularidades que revistan carácter penal por parte de representantes del sector inmobiliario y de venta de vehículos.