Voluntarios hacen la diferencia en el Día Mundial de las Playas

Cayo venezolano
Cayo venezolano - Archivo

Nuevamente los voluntarios tomaron las playas de Venezuela para celebrar su Día Mundial, un encuentro caracterizado por su amor a la naturaleza y su deseo de poder disfrutarlas por siempre.

La cita fue en casi toda la costa marina venezolana, pero también concentró voluntarios en playas de ríos, lagos y embalses de diversos lugares del país. Su esfuerzo principal consistió en recoger y clasificar residuos y desechos en la arena y el agua, además de centrar la atención en torno al problema, no solo de los propios temporadistas, sino también de los gobiernos locales, las empresas, las comunidades aledañas, ONG, los medios de comunicación social y el gobierno nacional.

Cada tercer sábado de septiembre, y desde hace 26 años, las playas de Venezuela se llenan de voluntarios convocados por decenas de organizaciones bajo el liderazgo de Fudena, un esfuerzo que en forma simultánea se realiza en más de 145 países, enmarcado dentro de las campañas de Limpieza de Costas de los Estados Unidos y Limpiemos El Mundo de Australia.

Lo importante a resaltar en esta efeméride, es sin duda el rol fundamental que siempre han tenido los voluntarios, quienes con su ejemplo promueven la activa participación de la sociedad en todo el país, logrando en Venezuela récords de participación, lo cual ha sido posible gracias al apoyo de decenas de organizaciones públicas y privadas.

Ser voluntario es tener la firme convicción de que cuando ayudas a la naturaleza influyes positivamente en su conservación, y por ende en tu propia vida. Solo hace falta un poco de tiempo, humildad, compromiso y sentirse parte del colectivo que se llama humanidad, ejerciendo activamente la ciudadanía del mundo que debería ser y actuar de manera más sustentable.

Los voluntarios son la fuerza y corazón del Día Mundial de las Playas, y a ellos va este reconocimiento por su amor a la naturaleza. Así son también los voluntarios de Vitalis, ONG venezolana con 16 años de ininterrumpido trabajo en Venezuela, que ha extendido también sus esfuerzos a Colombia, México y Centroamérica, llevando el mensaje conservacionista a otras latitudes.

Bien sabemos que un día para las playas no es suficiente, y que muchos gobiernos locales no están haciendo su trabajo en forma eficiente. Lo mismo sabemos del gobierno nacional en aquellas áreas protegidas o bajo régimen especial de manejo, que también merecen atención.

Sin embargo, cada uno tiene su responsabilidad, y los voluntarios así lo han entendido.

Por ello, cuando vaya a la playa, recuerde darle el mejor uso, así como dejarla mejor de cómo la encontró. Esta acción permitirá que otros usuarios también puedan disfrutarla posteriormente, sin olvidar a los miles de seres vivos que habitan en sus ecosistemas, y que desarrollan sus procesos ecológicos en ese lugar donde usted acude de visita.

Gracias voluntarios de todo el país por ese cariñito que le dieron a nuestras playas. El compromiso ahora es que perdure por siempre.