Virgilio Arrieta vino a Lara a cantar y pintar

Cortesía

Su mamá Eleodora González le advirtió al joven Virgilio Arrieta, del mismo nombre de su padre, que Lara era un estado de tierra muy árida, con poca agua y abundancia de chivos. “Si no se acostumbra, vuelva a su casa y buscamos otra universidad cercana”, dijo al bachiller quien en un principio quería estudiar ingeniería electrónica en el Politécnico de Barquisimeto.

Con el consejo de su madre en el equipaje, Arrieta llegó a Barquisimeto en 1976 sin imaginar siquiera que mas allá de chivos y cardones se enamoraría de su nuevo escenario y se quedó hasta hacerse barquisimetido, como llaman en esta región a quienes vienen y mas nunca se van. Y cómo él cantaría después.

Arrieta es un artista polifacético quien desarrolló en territorio larense una fructífera carrera de cantante y compositor, productor de televisión, poeta, escritor y pintor de destacada trayectoria.

Lejos quedaron los recuerdos de la infancia, la escuela, sus primeros contactos con la música apoyado por su padre. Su Maracay natal, los recuerdos del río Limón, los paseos a la bahía de Cata, las excursiones al parque nacional Henry Pittier y a las sabanas verdes de los valles de Aragua.

Sus aspiraciones de la ingeniería no las pudo cumplir y terminó estudiando en la Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado una carrera poco afín a su alma de poeta como Contaduría, en la cual se graduó.

Más allá de los libros de contador, Arrieta se afianzó como músico y compositor de una obra donde fue dibujando a los nuevos paisajes de su vida, los pueblos de la montaña andina y la tierra seca, las costumbres, tradiciones y gustos de su gente, la belleza de sus mujeres, componiendo temas de grato sabor regional que los grupos fundados por él interpretaron: Santoral con quien estuvo ocho años y quienes le grabaron 32 canciones, la agrupación musical juvenil Bahareque y fue asesor de la agrupación femenina Aguamiel. Cantautor reconocido, un centenar de sus canciones las han grabado Carota Ñema y Tajá, Barquisimeto IV, La Grey Zuliana, Simón Díaz, Serenata Guayanesa, Gualberto Ibarreto, Rogelio Ortiz, Gustavo Carucí Jazz Band, Cheo Hernández Prisco, Héctor Hernández, Oscar D’leon, Maria Rivas, Argenis Carruyo, Neguito Borjas y Ricardo Cepeda, entre otros.

Como artista plástico ha presentado su obra amplia en Innumerables individuales y colectivas, aunque su gran orgullo son los murales, siendo el más destacado el del rectorado de la Ucla, el segundo más grande del país que cuenta a color una historia plástica del poblamiento indígena, la llegada de los españoles y los negros africanos, con el protagonismo de una familia. Es su orgullo.

También ha sido productor de televisión y por buen tiempo tuvo un programa de promoción de nuestros valores y ha organizado sus propios espectáculos en las últimas temporadas como el programado el próximo viernes 25 de noviembre en el auditorio Ambrosio Oropeza “Apuesto a Lara”, con otros artistas como Xiomara Sánchez, Ramón Castillo, Rafael Delgado y sus dos hijos.