Venezuela En Íntimo | Visiones de ciudadanos que decidieron manifestar por un país en el que aún creen

Tras más de 72 días ininterrumpidos de protestas en el país, no son solo los rostros famosos de Venezuela y el mundo los que se expresan con respecto a la situación que acontece sobre todos; son los ciudadanos, aquellas personas “de a pie”, como se dice, quienes realmente pueden dar, quizás, un abreboca de su experiencia bajo el sol en las calles.

Rocío Higuera y el equipo de En Íntimo lograron adentrarse en la identidad de varios ciudadanos que han salido a manifestar lo que ellos consideran su punto de vista.


La Visión de un Artista

Rafael Araujo es un pintor de 63 años de edad; merideño pero radicado desde su juventud en la ciudad capital. Más que como pintor, se define como un artista figurativo, pues es su arte lo que ha llevado a las calles durante las recientes manifestaciones que han tomado lugar en el país.


Con respecto a su método de protesta, Araujo utiliza nada más que un papagayo, aquél juguete tan común en la cultura criolla. Diariamente, el artista crea sobre uno de estos papagayos un mensaje acorde a la noticia más relevante del día, lleno de palabras jocosas y dichos tradicionales.

Su Primer Papagayo: Libertad

El ciudadano expresó que prefiere un papagayo a una pancarta, pues la pancarta puede alcanzar, quizás, tres metros, pero “un papagayo llega al cielo”.

El primer papagayo de este estilo que realizó Araujo tenía un mensaje conciso: Libertad. Libertad que él pedía (y continúa pidiendo) para el país, para Venezuela.

“…vi en ese momento que estaba en peligro la libertad, porque la persona que iba a llevar las riendas del país decía una cosa e hizo otra”.

Admitió sentir que su libertad y la de su familia se ha visto amenazada, esto al ver a las personas pasando hambre y a los enfermos sin medicinas. Aunque él no ha padecido el hambre o la falta de medicinas que, afirma, hay en el país, no es necesario sentirla personalmente para que le afecte.

“Ver a los demás buscando (comida) en la basura, pega”.


La Venezuela que Él Quiere Pintar

A pesar de todo, es un hombre feliz. Feliz porque tiene vida y porque puede poner en práctica en un papagayo todo toque aprendió.

Vislumbra una Venezuela diferente a la que se evidencia día a día.

“(Una Venezuela) que refleje un país medianamente normal, porque los extremos negativos se ven ahorita. La comida no se consigue, las medicinas no se consiguen”.


La Visión de un Músico

Tomás Vivas es un joven merideño que ha decidido llevar la música, su pasión y profesión, a la protesta de calle. Formado musicalmente tanto dentro de las fronteras de su querida Venezuela, como en México o Estados Unidos, Vivas decide expresar día tras día su punto de vista con su mejor arma: las cuerdas de su instrumento.

“Nuestra sociedad está pasando por momentos difíciles en donde nuestro cáncer es cultural, carentes de valores y principios, carentes de venezolanidad. Nuestro país está un poco áspero.

Vivas dejó entrever que quien va a manifestar se expone a una cantidad de riesgos, sin embargo, el venezolano en general no está exento de estos, de la injusticia, de calamidades como el robo, por lo que hay que dejar en claro es que el camino a seguir es el de la paz.

“Debe nacer la razón para controlar el instinto animal interno”.


Sus Miedos

Confesó que al marchar no tiene miedo, explicó que cuando el humano está expuesto a perder la vida, todos sus sentidos están dispuestos a salvarla. Por instinto animal el miedo desaparece en la “línea ase fuego”.

Con respecto a cuáles son sus miedos, su repuesta fue bastante concisa:

“Tengo el miedo a que pasen 20 años en este mismo sistema. Ese es mi mayor temor”.


La Visión de un Médico

Vladimir Galavis ejerce la notable profesión de cirujano oncológico. O simplemente es médico, los estudios especializados que ha hecho son solo ramificaciones de su árbol, aquel gran pilar que lo motiva: salvar vidas.

La imagen de este hombre se hizo viral a finales del mes de mayo, cuando en medio de una manifestación en donde varios profesionales de la salud estaban tomados de la mano, formando una cadena humana, él se acerco a un funcionario de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) para darle un abrazo.

La imagen se hizo popular por las redes sociales, había muchos que decían que había lazos consanguíneos entre ambos, algo que él desmintió. Lo único que los une es, quizás, Venezuela y ser venezolanos.

Galavis describió lo que sucedía durante el momento en que esa foto era tomada. Le rogó, “como un niño”, que no les pegaran; no notó al funcionario agresivo, así que su lado paternal salió a flote y lo abrazó.

En su relato, afirma que el guardia nacional le pidió que se quedara junto a él en reiteradas ocasiones, quizás porque sabía lo que iba a ocurrir, sin embargo, Galavis le dijo que no. Momentos más tarde, afirma, fue golpeado con agua y el lugar comenzó a llenarse de bombas que le impedían la visión, por lo que tuvo que ser socorrido por sus colegas.

Medicina en la Política


La medicina es un servicio que debería ser, en principio, para todo el mundo. Porque pocas cosas hay tan primordiales como preservar la salud. El cirujano destacó que la medicina no debe tener color o tendencia política.

“La salud es una sola, sin color, sin tendencia, sin ideología, es una religion”.
“Ni defiendo, ni se habla de política en las marchas (…) Mi rol es postergar la muerte, aliviar la parte final de la vida de un paciente. No tiene nada que ver con política, ni ideologías (…)Cada muerte me disminuye, la muerte de los 80 muchachos me disminuye, como somos torturados me disminuye.”

Asimismo, desaprobó las definiciones que le confieren diversas personas que se oponen a su derecho a manifestar.

“No somos terroristas, no tengo aspecto de terrorista (…) Sigo en la calle porque creo en algo distinto, algo de valor cultural. Mi estudio lo vale, no soy terrorista ni militante de ningún partido político”.


¿Es Posible el Perdón en Venezuela?

Los tres invitados el programa En Íntimo sostuvieron un interesante intercambio de ideas en donde coinciden que en cualquier circunstancia es indispensable perdonar. Aunque, como cita la periodista Rocío Higuera al final del programa: perdonar, mas no olvidar.