Venezuela debe desarrollar su potencial agrícola, forestal pecuario y pesquero

Referencial

Venezuela cuenta con un extraordinario potencial agrícola, forestal, pecuario y pesquero, que debe ser desarrollado. Con ello se resolverían las crisis alimentaria y económica que vive el país, complementando las inversiones en otros sectores como el de petróleo y gas.

En materia agrícola, por ejemplo, al menos dos millones de hectáreas tienen potencial para desarrollar cultivos de excelente calidad, aunque algunos investigadores estiman que hasta 50 millones de hectáreas podrían usarse para diversos rubros manuales o mecanizados, garantizando la independencia agroalimentaria tan necesitada desde hace tiempo en el país.

En materia forestal, Venezuela cuenta con al menos 30 millones de hectáreas de bosques con capacidad y vocación productoras, de las cuales, solo cerca de 3% están sometidas a planes de ordenación y manejo para su aprovechamiento.

El potencial pecuario, por su parte, alcanza alrededor de 15 millones de hectáreas y podría incluir modalidades extensivas e intensivas. Para ello se requiere una apropiada inversión que permita la tecnificación del sector, establecimiento de potreros, mejoramiento de pastos y atención de la calidad genética y salud de los animales, entre otros aspectos clave.

En materia pesquera, el potencial de aprovechamiento es inimaginable, no solo por contar con alrededor de 1 millón de kilómetros cuadrados de mar territorial, sino por la gran extensión de ríos, lagos, lagunas y embalses con los que cuenta el país, que bien manejados, podrían generar extraordinarias fuentes de alimento y desarrollo para todos. Todo lo anterior, sin incluir el potencial acuicultor del país, dada su conformación físico natural.

Lamentablemente, en Venezuela, todo este potencial ha sido mal desarrollado y ha prevalecido la importación de alimentos sobre su producción local. Las razones son muchas, incluyendo la visión corto placista y la corrupción.

Con inversión, capacitación, oportuna rendición de cuentas y participación apropiadas de todos los sectores, Venezuela podría desarrollar todo su potencial para cubrir sus necesidades actuales y futuras.

Sin embargo, ciertas condiciones aplican, y entre ellas destacan la integridad y transparencia en la gestión, socialización del conocimiento, desarrollo tecnológico, impulso de prácticas sustentables, respeto a la normativa vigente (incluyendo la ambiental) y planificación y desarrollo de desarrollo de planes a corto, mediano y largo plazo, independientes de cualquier orientación partidista e ideológica.

Venezuela debe de desarrollar su potencial agrícola, forestal pecuario y pesquero. Ya es hora.