Venezuela con muy pocos avances en su lucha contra el cambio climático

Archivo

Venezuela continúa con muy pocos avances en su lucha contra el cambio climático. Sus acciones siguen siendo tímidas y diluidas, demostrando el limitado interés del Estado venezolano para combatir el calentamiento global.

Más allá de sus posturas políticas en contra de Estados Unidos por la deplorable e injustificable postura del mandatario norteamericano sobre el tema, las autoridades técnicas y políticas venezolanas tienen sus manos casi vacías, sin logros sustantivos en esta materia, en comparación con otras naciones que han avanzado a un verdadero paso de vencedores.

La primera de las deudas es la desactualización de las estadísticas de los gases de efecto invernadero. Mientras otros países, como México han logrado hasta 6 comunicaciones nacionales, Venezuela solo ha publicado una, hace ya doce años. Tampoco ha logrado convocar y concretar una oficina nacional que aborde el tema intersectorialmente, invitando a las mejores mentes de las universidades, las ONG y el sector privado, además de las autoridades competentes.

Pese a los largos informes oficiales, las acciones y programas con impacto en adaptación o mitigación del Cambio Climático y sus efectos, son desconocidos, más allá de los compromisos de justicia e inclusión social.

Sectores como el petrolero, las industrias básicas e intermedias, y el eléctrico, reportan acciones de limitado impacto en el ámbito venezolano. Lo mismo ocurre con las 3.000 Brigadas Educativas Integrales Comunitarias, la Gran Misión Vivienda Venezuela, y la Misión Transporte.

En materia del fortalecimiento de la organización social como factor determinante para la reducción de la vulnerabilidad frente al Cambio Climático, Venezuela tampoco ha reportado logros significativos, situación similar a la de soberanía alimentaria y la agricultura sostenible.

Pese a las acciones y compromisos formulados en el Plan de Desarrollo Económico y Social de Venezuela, las causas principales del cambio climático continúan desatendidas. Asimismo, el componente “ecosocialista socioambiental” sigue sin una base conceptual sólida, y peor aún, sin resultados concretos.

Venezuela asistió a las COP23 en Bonn con muy pocos avances en su lucha contra el calentamiento global. Ojalá el panorama sea distinto en Polonia, a propósito de la COP24.

Mayor responsabilidad, integridad y transparencia, es lo que reclamamos los venezolanos en la lucha contra el cambio climático.