¿Un Año Nuevo Judío más?

Infobae

Esta semana los hermanos mayores de todos los monoteístas, conmemoran el año nuevo.Estas fechas no tienen historia.No hay memorias ni eventos pasados que recordar, a diferencia de otras celebraciones hebreas.

(Lea también: Huracanes: Desgracia y Negocio)

No ha sido un año tranquilo para el mundo, no es un año más, estamos en los tiempos de “las ramas desnudas”, de los sueños moderados, de la ingratitud y la soberbia.

Son días de mucha introspección y reflexión. Pedimos al Dios común, un año de salud y bienestar. Reflexionamos por nuestra conducta y, finalmente le pedimos perdón al prójimo, al que hemos podido ofender por acción, omisión, o, pensamiento.

Interesante es recordar que el perdón en el Judaísmo juega un rol fundamental siendo el mismo una modalidad preceptiva. El perdón es la mejor manera de utilizar nuestras energías y es una vía directa para la transformación personal y la sanación. El perdón nos abre el camino a la capacidad de evolucionar. El perdón es el elemento fundamental para la paz que todos anhelamos universalmente y, sobre todo, lo que necesita este país de gracia: esta tierra bendita.

No es entonces casual que el judaísmo se oriente hacia el amor al prójimo y, por encima de todo, tenga sus bases éticas y morales sustentadas alrededor de la vida, la familia y el respeto hacia el ser humano; ¡imitemos!.

Es una obligación de todo feligrés, pedir por el país donde vive: por su gente, por su bienestar, por sus dirigentes.

¿Qué mejor oportunidad que ésta, contando con las mejores energías, para hacer un alto en el camino y pedir, sinceramente, que se abra esa luz de esperanza que logre orientar a quienes tienen en sus manos la capacidad de representación de las mayorías, hacia la acertada búsqueda de soluciones definitivas a las tantas necesidades que aquejan al pueblo de Venezuela?

Valga este momento para implorar a nuestro D-os que tengamos un año de salud, bienestar, buenas noticias y por sobre todo lo demás, que el reencuentro entre los venezolanos se materialice en un futuro cercano. Shaná Tova!