Trump declaró situación de "gran desastre" en Puerto Rico tras paso de Irma

NBC News

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, declaró a Puerto Rico en situación de "gran desastre" y ordenó la aplicación de ayuda federal para la recuperación de la isla tras el paso del potente huracán Irma.

"La ayuda federal complementa los esfuerzos de recuperación locales en las áreas afectadas por Irma", indicó la Casa Blanca en un comunicado.

Por medio de esta medida la financiación federal está disponible para los individuos afectados en las islas-municipio de Culebra y Vieques, especifica la nota.

El potente huracán Irma llegó al noroeste de la isla este miércoles como categoría 5 provocando la muerte de tres personas y numerosos daños en las carreteras y en el tendido eléctrico.

La ayuda incluye subvenciones para alojamiento temporal y reparaciones en viviendas, préstamos especiales para cubrir pérdidas de propiedades sin seguro, así como otros programas para ayudar a los ciudadanos y a las empresas a recuperarse de los efectos de Irma.

Lea también: En claves | Todo lo que debes saber sobre los huracanes

La financiación federal también estará disponible para la Gobernación de Puerto Rico, algunos gobiernos locales y algunas organizaciones privadas sin fines de lucro en condiciones de costos compartidos para trabajo de emergencias y la reparación o reemplazo de las instalaciones dañadas por Irma en Culebra y Vieques.

El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, estimó que más de la mitad de los 51 municipios de Puerto Rico podrían acogerse a ayudas federales como zonas de desastre tras el paso de Irma.

Reanudan vuelos

Por otro lado, se conoció que el gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, anunció que este domingo se reanudarán los vuelos para trasladar a ciudadanos con pasaporte estadounidense desde las islas de San Martín y Santo Tomás, tras los estragos que causó el huracán Irma.

Según detalló la sede del Ejecutivo en un comunicado de prensa, se espera que desde el mediodía de hoy lleguen vuelos con 130 pasajeros cada 90 minutos al aeropuerto internacional Luis Muñoz Marín de San Juan.

El último vuelo se estima que sea a las 20.00 hora local (00.00 GMT del lunes).

Desde el sábado, el Gobierno de Puerto Rico, en colaboración con el Departamento de Salud de Estados Unidos, logró el traslado de 1.280 refugiados a la isla desde las mencionadas islas en las Antillas Menores.

Se informó que el 90 por ciento de estos pasajeros eran ciudadanos con pasaporte estadounidense y el resto turistas que se habían quedado varados en estas islas y buscaban llegar a su destino final.

De las 1.280 personas que llegaron el sábado, solo 8 pidieron ayuda económica al Gobierno federal, y que la mayoría costeó su estadía en hoteles de San Juan.