“Tifón Donald”

EFE

La decisión del presidente Donald Trump de retirar a Estados Unidos del “Acuerdo Climático de París” tendrá una notable repercusión en el plano internacional pero también en la política interna estadounidense. 

El acuerdo es un tratado universal entre 193 Estados miembros de la ONU para cooperara en la descarbonización del sistema energético mundial y evitar riesgos de desastres climáticos como el aumento del nivel de los mares, tormentas extremas, graves sequias y otras amenazas debidamente estudiadas por los científicos.

Un problema de tal dimensión que ya se constatan fenómenos en zonas vulnerables del planeta lo cual ha convocado la preocupación y el interés de los países del mundo que en diciembre del 2015, en un nuevo esfuerzo para conjugar políticas de preservación ambiental, celebraron “La Cumbre Climática de París” cuyas conclusiones fueron subscritas por los 195 países. 

Como se sabe, Estados Unidos es responsable de 26,6 por ciento de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero y con emisiones per cápita mucho más numerosas que el promedio mundial. Las reacciones contrarias a la decisión de la Casa Blanca ya han facilitado un debate que habrá de tener graves consecuencias para la gestión del mandatario. 

Jefferey D. Sachs, el reputado economista y director de la Red de Soluciones de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, ha escrito: “la conducta sicopática de Trump y la corrupción y malevolencia de los que los rodean han generado un total desdén por un mundo que está al borde de una catástrofe provocada por los seres humanos”. Para el especialista refiriéndose a la familia del gobernante los próximos desastre climáticos causados por el hombre tendrían que llamarse “Tifón Donald”, “Supertormenta Ivanka” y “Megainundacion Jared”. El ex secretario general de la ONU Ban Ki-moon con parquedad diplomática declaró: “Donald Trump está del lado equivocado de la historia".