Tendencias de esperanza

Recientemente llegó a mis manos una encuesta sobre el comportamiento electoral venezolano, analizando en ella el período comprendido entre las elecciones de 1998 y 2015, verificados los datos, podemos constatar que la línea histórica de la oposición es ascendente, sólida, contundente y probablemente irreversible.

En el caso del Gobierno, visualizamos una tendencia lineal estable entre 30% y 45%, bruscamente descendida en las parlamentarias 2015 (32,93%) cuando comparada con el 49,24% obtenido en las elecciones municipales de 2014, evidencian una caída abrupta de 17 puntos porcentuales, resultado negativo que quizás pueda explicarse por la situación económica, crisis política latinoamericana, desgaste del modelo socialista y/o la muerte de Hugo Chávez en 2013.

Sospecho que esta realidad debe conocerla el Gobierno, por lo que presumo que más allá de la retórica oficial divisionista, deben estar trabajando por conseguir espacios de encuentro y negociación que les garantice su acción política en el futuro.

Revisando los datos, a excepción de las elecciones de 1999 y 2000, podemos ver como la oposición ha venido creciendo sólidamente en el tiempo (1998:25,7%, 2004:28,4%, 2006:27,2%, 2007:28,2%, 2009:31,2%, 2012:35,04%, 2013: 38,45%, 2014: 42,72%, 2016: 65,27%) mientras que la línea del Gobierno se quiebra en 2015 con una brecha diferencial de 32,34% a favor de la oposición (1998:33,4%, 2004:41,3%, 2006:46,3%, 2007:27,4%, 2009:37,9%, 2012:43,67%, 2013: 39,70%, 2014: 49,24%, 2016: 32,93%), en un hipotético escenario electoral, todas las encuestas publicadas en 2016 coinciden y confirman la línea descendente del Gobierno, otorgándole al cierre de Junio 2016 un 20%, mientras que la oposición un 70%.

Estos datos, en mi opinión, reflejan un proceso de transición que más temprano que tarde terminará en un cambio de Gobierno, hecho normal en una democracia (principio de alternancia en el poder), en Venezuela, lamentablemente termina siendo un “trauma social”.

La Conferencia Episcopal Venezolana en su última exhortación de la centésima sexta asamblea plenaria ordinaria “el señor ama al que busca la justicia” alerta que: “nuestra Democracia está resquebrajada”. Al respeto la exhortación dice: “La Democracia en Venezuela está resquebrajada, y el Gobierno y los otros poderes, que tienen la responsabilidad de oír y concertar con todos los sectores, no están haciendo lo suficiente para reconstruirla”.

Sirvan estas tendencias estadísticas como mensaje de esperanza para millones de venezolanos que amamos nuestro país, aspirando vivir “en” y “por” el, ser hijos del mismo padre nos hace hermanos y compartir la misma nación, conciudadanos, unidos es posible rescatarla. “La Esperanza no defrauda” (Rm. 5,8).