Síndrome del emperador: Cuando los niños maltratan a sus padres

El síndrome del emperador se registra en niños demasiado empoderados, agresivos, poco empáticos. Pueden llegar a las manos con su familia cuando no obtienen lo que desean. Convivir con un pequeño emperador acarrea tensiones en el hogar que lleva a los padres a acudir a la consulta psicológica de manera habitual.

Un niño que padece síndrome del emperador se proclama dueño de su hogar ya que “los roles de padres e hijos se invierten y se cede el mando a los niños. Se trata de un problema de gravedad, frecuente en la consulta". Conlleva conductas de maltrato psicológico y físico de los menores hacia su familia. Como gritos, insultos o agresión física.

(Lea también: El gran problema de los celíacos: cuidado con el gluten escondido)

Los niños con síndrome del emperador son intolerantes a un no, que raras veces son pronunciados por los padres. 

No son empáticos, así que no saben ponerse en la piel de otra persona, ni expresar y gestionar sus emociones. La actitud con los padres es distante, además de muy exigente y los adultos se muestran consentidores con ellos para evitar situaciones de tensión en casa.

Los factores que ayudan a que este síndrome del emperador se desarrolle son, por ejemplo que sea hijo único, varón. 

Que haya tenido experiencias traumáticas o que los progenitores tiendan a compensar con aspectos materiales situaciones como dedicarles poco tiempo y de escasa calidad.

Los antídotos para este síndrome del emperador son variados. La presencia de normas y límites desde temprana edad. 

Como poner la mesa y recogerla a la hora de comer todos días, se fomenta la autonomía y responsabilidad en los niños, que se traduce en el desarrollo de conductas sociales adecuadas. Algunos límites deben ser innegociables, como nunca insultar.

Si quieres recibir en tu celular esta y otras informaciones descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/globovision_oficial y dale click a +Unirme. Además sigue nuestro perfil en Instagram, Facebook y Twitter.