Silicon Valley no es lugar para novatos

Referencial
Referencial - Corbis

Los estratosféricos precios inmobiliarios y la guerra por el talento que libran entre sí las firmas tecnológicas convierten a Silicon Valley en un lugar cada vez más inaccesible para los que buscan lanzar una nueva empresa.

El propio cofundador de Google, Sergey Brin, aconsejó hace unos días a los que tengan espíritu emprendedor lanzar sus empresas emergentes (start-ups) en otros lugares del mundo y trasladarse a Silicon Valley cuando sus negocios estén más asentados y busquen proyección internacional.

“Sé que esto contradice lo que ha estado diciendo todo el mundo”, afirmó Brin la semana pasada ante los 700 emprendedores de distintos países y los 300 inversores que participaron en la Cumbre Global de Emprendimiento en la Universidad de Stanford (California, EE.UU.), en la que desaconsejó el aterrizaje de novatos en Silicon Valley.

“En los momentos álgidos del ciclo, las expectativas en torno a los costos de la vivienda, los salarios, las expectativas que tiene la gente y los empleados pueden hacer que resulte difícil lograr que un negocio rudimentario que está arrancando se convierta en auto-sostenible”, afirmó Brin.

Emprendedores como Carlos Pereira están de acuerdo con Brin.

El empresario brasileño, creador de una plataforma de software para discapacitados, se trasladó recientemente a Orlando (Florida, EE.UU.) tras recibir una inversión de medio millón de dólares de Google para desarrollar nuevas tecnologías para su plataforma.

Pereira explicó a Efe haber descartado Silicon Valley “por lo cara que es la vida” y el miedo a que le roben a sus ingenieros.

La aceleración exponencial que se vive en la meca tecnológica ha disparado los beneficios de las empresas a récords históricos, permitiendo que gigantes como Apple acumulen reservas en efectivo de más de 200.000 millones de dólares. Google destina parte de su abultada fortuna a proyectos innovadores que no generan más que pérdidas.