¿Sientes culpa en tu vida?

Sientes culpa en tu vida? Mucho de nosotros tenemos un radio prendido en nuestra cabeza todo el día, una voz que no para y entre las muchas cosas que nos dice, también nos recuerda lo que no hicimos bien o lo que dejamos de hacer, etc. Y se van generando una cantidad de emociones que pueden hacernos mucho daño. La culpa es algo terrible, porque no podemos cambiar el pasado, ni retroceder el tiempo, y la otra parte de la culpa es que al reconocerla ante otros creemos que la cuenta se saldo y no es así…hay un daño propio o ajeno que se ha de reparar. 

La culpa se ha convertido en algunos casos en una compañera no positiva, que puede llevar a la depresión y que también pudiera ser controlado, aunque muy solapado un control con un poco de manipulación, en fin no resuelve solo empeora las situaciones, aleja el bienestar personal y altera las relaciones con el entorno. 

Si tu conciencia no te da paz con el tema de la culpa, es el momento de reconsiderar lo ocurrido, primero ver cuál fue la razón para ti válida de tu actitud, paso seguido desarrollar el evento mentalmente, como si vieras una película y te ves actuando dentro de ella, pero te observas desde afuera de la escena, esta forma de recrear la escena te permitirá ver en detalle todo lo ocurrido, eso sí lo verás sin juicio y sin querer cambiar nada, tal cual ves una película, esto te ayudará a tomar conciencia y a perdonarte, si a ti, porque eres tu tu propio juez, entender que estuvo bien para ti en ese momento y que te servirá para hacerlo diferente, aquí el aprendizaje. 

Luego si así lo sientes acercarte a la persona que está relacionada con tu culpa y tratar de reparar el daño que has causado con intensión o sin ella, el pedir disculpas es una oportunidad de mostrar que es válido reconocer y corregir, pero para ti será un acto de sanación.

 También sugiero en el caso de que no quieras, o no te sientas preparado o ya no esté en este plano, que en una espacio intimo realices un ejercicio con una duración de 3 minutos y en este tiempo hablaras con la persona como si estuviera frente a ti y le dirás todo, permítete sentir, no intelectualices este momento, deja salir todas tus emociones, la energía llegará, porque los pensamiento son cargas energéticas alojadas en nuestro campo áurico y tiene resonancia, es por ello que cuando pensamos en alguien o en algo lo vemos o llega a nosotros.

 La culpa también impide el éxito y la prosperidad porque no te crees merecedor de ella porque te portaste mal, esa actitud pegada a lo que no se puede cambiar, te hará perdedor o sin esperanza, te anularás y te alejarás de la felicidad. La culpa es como una herida en nuestra vida, es por ello que debemos hacer algo para sanar ese dolor. Debemos ser flexibles con nosotros mismos, de esta forma seremos flexibles con otros.

 No podemos cambiar el pasado, pero si bajar su ruido y estar presentes en el ahora para hacerlo diferente, dar lo mejor de ti, te traerá lo mejor de otros, así actúa la ley universal, es el espejo de la vida. Vive intensamente, a plenitud, y sobre todo aprendiendo de tus vivencias, serán el mayor regalo de vida que te aportará sabiduría.