Saab: Ortega Díaz desconoce a magistrados pero sus fiscales siguen actuando ante el TSJ

Defensor del Pueblo
Defensor del Pueblo

El presidente del Consejo Moral Republicano, Tarek William Saab, declaró este martes ante la Sala Plena del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ)  que la fiscal general de la República, Luisa Ortega Díaz, se contradice al desconocer a los magistrados del Poder Judicial, pero "sus fiscales siguen actuando en estas salas".

Con motivo de la realización de la audiencia oral y pública del antejuicio de mérito contra la fiscal general, el también Defensor del Pueblo señaló que "durante año y medio, en lo que va de 2016 y 2017, pudo haber tenido el tiempo oportuno, incluso en una reunión que demostraré con pruebas originales no solo fue convocada y asistió, sino que estuvo plenamente de acuerdo con la lista presentada; no solicitó nulidad alguna y de forma sobrevenida en estos días anunció su TSJ".

(Lea también: Fiscal general: Antejuicio de mérito en mi contra está amañado y confuso)
"Ella no avaló la elección de todos ustedes, pero por qué todo el país la vio cuando se instaló el año judicial apenas un mes después de su designación", argumentó.

El defensor expresó que la "ausencia de la fiscal" se debe a que alega que "ustedes (magistrados) son irritos e ilegítimos". 

"Es de extrañarse cómo se expresa este desconocimiento sobrevenido al TSJ, si es público y notorio que fiscales el ministerio público siguen actuando ante las salas del TSJ". 

Indicó que estas acciones "reviste un carácter inédito e impúdico, por cuanto el origen de esto tiene su basamento en quien tiene un alto cargo público. 

(Lea también: Maikel Moreno: La responsabilidad de Ortega Díaz es de orden ético y moral)

Agregó que "fue capaz de ultrajar la majestad de su cargo con el fin de herir la institucionalidad democrática venezolana y presentar la demanda de nulidad contra los magistrados del TSJ utilizando para ello falsos testimonios y la calumnia contra sus colegas del Consejo Moral republicano". 

Sostuvo estar dispuesto a someter a los miembros del Consejo Moral Republicano a realizarse "la prueba de polígrafo, también conocido como detector de mentira o experticia de la verdad para determinar quién ha venido mintiendo de forma descarada a lo largo de este proceso colocando en severo riesgo la paz y seguridad del Estado".