Regalo de Navidad

Referencial

“Jesús nace en una familia formada por María y José. Y como tantas familias del mundo, la familia de Jesús pasa muchos apuros por su llegada a Belén y ante la inminencia del parto de María”. Estas palabras expresan lo que muchos viven en estos momentos.

En la Navidad, la alegría del nacimiento de Jesús no aquieta el poder de los que oprimen a los débiles. El lenguaje amenazador y desafiante de nuestros gobernantes. La zozobra que generan las medidas económicas, los saqueos y disturbios en tantos lugares, la indefensión y la carestía, vulneran la posibilidad de vivir dignamente.

Lo mismo podían decir José y María cuando llegaron a Belén y cunado Herodes busca al Niño Jesús para matarlo. José y María salen adelante con dignidad y con mucho esfuerzo y dolor.

A todos nos toca afrontar las dificultades y buscar oportunidades de desarrollo personal y familiar. Pido realmente al Niño Dios que proteja las familias. Pido que las proteja de los que deciden legalmente lo que es una familia, negando lo obvio que es la unión de un hombre y una mujer.

Mi solidaridad con tantas personas afectadas en el estado Bolívar. Totalmente de acuerdo con el pronunciamiento, que en nombre de los que no tienen voz, ha hecho la Presidencia de la Conferencia Episcopal.

La libertad se ejerce cuando se busca el bien común. Esto no es otra cosa que las condiciones mínimas para poder vivir y crecer en paz, en familia, interactuando en la sociedad y con nuestros semejantes.

Les deseo a todos una santa Navidad. Que José y María y el niño Jesús arraiguen en nuestros hogares como el mayor regalo que Dios nos ha dado. ¿Qué no falte el nacimiento en cada casa! ¡Que nadie nos robe la alegría de la Navidad! Aunque sea una alegría laboriosa que hay que alcanzar. Que no falte una oración en familia por tantas familias del mundo que sufren. ¡Todo esto es un buen regalo de Navidad!

Fernando Castro Aguayo

fcastroa@gmail.com