Rafael María Baralt: el soldado que se hizo historiador

Historiador, periodista, filólogo y poeta hijo del sol amado, Rafael María Baralt nació en la cálida ciudad de Maracaibo, un 3 de julio de 1810, año en que comenzaría a gestarse la independencia de Venezuela. Fue justamente el tenso clima político que se instalaría en el país, lo que obligó a su familia a trasladarse a República Dominicana, donde sería educado durante sus primeros años. 

Dicen que el buen hijo siempre regresa  a casa y a los 11 años Baralt estaba de vuelta en su terruño marabino. Aquel jovencito pronto se interesó por las luchas militares, de manera que cuando le "alargaron los pantalones", una de las primeras cosas que hizo fue unirse al Ejercito Patriota. 

(Lea También: En Fotos | Arturo Michelena y su "pincel patriótico"

Fusil en mano, ataviado con el uniforme azul de quienes peleaban por la independencia, Rafael María participó en la Batalla Naval del Lago de Maracaibo (1823), llegó a ser Oficial del Estado Mayor del General Santiago Mariño, y Capitán de Artillería en la Revolución de las Reformas de 1835. 

Aunque fue un destacado soldado, Rafael María Baralt pasó a la historia como un humanista más que como un prócer. Cuando no fungía como estratega  se dedicó de lleno al estudio de las letras, instruyéndose en latín y filosofía, además de dar sus primeros pasos como periodista en las publicaciones: El Patriota del Zulia, o El Constitucional dirigido por su padre .

Participar en aquellas gestas heroicas le otorgó la potestad de contarlas de primera mano: disertó  ampliamente sobre tópicos variados, en París publicaría su Resumen de la Historia Antigua y reciente de Venezuela, acto seguido colabora con Agustín Codazzi en el altas: Resumen de la Geografía de Venezuela.

Baralt concretó su trayectoria como filólogo en 1844 al editar el Diccionario de la Lengua Castellana, un año después,asimismo se convirtió en el primer venezolano en formar parte de la Real Academia Española. Este soldado y humanista marabino,  pasaría sus últimos días en Madrid, aunque el cariño por su tierra no lo abandonaría nunca, así queda de manifiesto en su oda Adiós a la Patria. 

En pleno centro de Caracas, los peatones transitan apurados por la avenida Baralt. De vuelta a su Maracaibo Natal, un teatro, (el mismo dónde se proyectó la primera película venezolana, la de aquellas muchachas bañandose en el lago), también lleva el nombre de  este insigne zuliano, y usted que quizá ha visitado alguno de estos sitos, acaba de leer parte de su historia. 

  Si quieres recibir en tu celular esta y otras informaciones descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/globovision_oficial y dale click a +Unirme. Además sigue nuestro perfil en Instagram, Facebook Twitter.