¿Qué llevará Venezuela a la COP13 de Biodiversidad?

Referencial

Se acerca la decimotercera Conferencia de las Partes (COP) del Convenio de Diversidad Biológica (CDB) que reunirá a más de 10 mil delegados en Cancún, y me pregunto ¿qué llevará Venezuela a la COP13?

Por todos es conocida la crítica situación que atraviesa el país, que como es de esperar, también ha afectado a la biodiversidad y al ambiente en general.

Para muestra, un botón. Las áreas protegidas no reciben el apropiado manejo técnico, los inventarios florísticos y faunísticos se encuentran desactualizados, la investigación aplicada ha sido desestimulada, el comercio ilegal de animales y plantas continúa y la deforestación sigue creciendo.

Adicionalmente, la degradación ambiental ha mermado la calidad del aire, el agua y los suelos, la autoridad ambiental ha sido hundida en la práctica ideológica y partidista, los zoológicos y jardines botánicos tratan de sobrevivir a la falta de apoyo técnico y financiero, y la guardería ambiental se ha debilitado a paso de vencedores, por citar solo algunos hechos.

Venezuela es el noveno país del mundo en mayor diversidad de animales, plantas y ecosistemas, y por ende tiene un enorme compromiso, nacional e internacional, para preservar la biodiversidad.

Ello implica invertir en el desarrollo del talento necesario para profundizar las acciones de investigación y manejo, así como en la infraestructura imprescindible para impulsar su preservación dentro y fuera de los parques nacionales, los monumentos naturales y los refugios de fauna silvestre, además del resto de las áreas bajo régimen de administración especial.

Al preguntarme qué llevará Venezuela a la COP13 de biodiversidad, no lo hago en forma capciosa, ni tampoco mal intencionada. Lo hago con la preocupación de un venezolano a quien le duele su país y el estado actual de su biodiversidad.

Ojalá llevemos algo más que cifras recicladas, impregnadas de los logros ambientales intangibles de la “revolución bonita”. Ojalá llevemos mucho más que solo promesas, como la recuperación del Río Guaire o del Lago de Valencia, sumadas a las acostumbradas acusaciones al “capitalismo salvaje”, desde la trinchera del ALBA.

La COP del CDB es una oportunidad innegable para evaluar los avances en el cumplimiento de las metas de Aichii y del Convenio de Biodiversidad.

¿Qué llevará Venezuela la COP13? Esperemos sean resultados tangibles y buenas noticias, que tanta falta le hacen al país.