Pueblo fantasma de Inglaterra atrae turistas

Referencia

Su origen se remonta a antes de la conquista normanda en 1066. Durante más de mil años sus residentes vivieron precariamente de la tierra y el mar.

A fines de 1943 el rumbo de la Segunda Guerra Mundial estaba cambiando. Faltaban solo seis meses para el Día D y las fuerzas armadas británicas necesitaban tierras para hacer maniobras militares y capacitar a sus soldados en el manejo de tanques. La presencia de una base grande en las inmediaciones hizo que pronto se le pusiese el ojo a esta localidad.

En noviembre los residentes recibieron cartas del Departamento de Guerra ordenándoles que abandonaran el pueblo en un mes en aras “de los intereses nacionales”. Se agregaba que esperaban que hiciesen “este sacrificio para nada pequeño... de corazón”.

(Lea también: El extraño hongo que convierte las moscas en “zombies suicidas”)

En cuestión de semanas empacaron sus cosas y se fueron del verde valle de Dorset. Llevaban cuatro años viviendo con el temor de una invasión alemana, pero el ejército que los convirtió en refugiados fue el suyo propio.

Mientras se iba, uno de los residentes dejó una nota en la puerta de la iglesia:

“Por favor traten bien la iglesia y las casas. Volveremos algún día y les agradeceremos haber tratado bien a nuestro pueblo”.

Con el correr de los años se derrumbaron los techos y los pisos superiores, y se cayeron puertas y ventanas. Crecieron árboles y arbustos en el pueblo. Y la gente no regresó.

Si quieres recibir en tu celular esta y otras informaciones descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/globovision_oficial y dale click a +Unirme. Además sigue nuestro perfil en Instagram, Facebook y Twitter.