Proceso de validación: Sorpresas y reveses dibujan nuevo mapa para la oposición venezolana

El proceso de renovación de nóminas de las organizaciones con fines políticos, que el Consejo Nacional Electoral arrancó el pasado 4 de marzo, se ha venido desarrollando con normalidad hasta los momentos, pero sus resultados han sorprendido a algunos partidos que hacen vida política en Venezuela.

Uno de estos casos es el de Acción Democrática (AD), que muchos daban por desaparecido o en decadencia, pero que dejó boquiabierto a más de uno este fin de semana con la movilización de decenas de miles de seguidores en todos los estados del país, que hicieron largas colas durante varias horas para respaldar a la tradicional tolda blanca. 

El resultado para esta organización, con 75 años y un acumulado de 5 presidentes electos de Venezuela, fue la validación nacional alcanzada con un total de 234 mil firmas, que ubican al llamado “partido del pueblo” en el primer lugar de preferencias en el mapa de la oposición en Venezuela.

Otro partido que obtuvo un resultado inesperado fue Voluntad Popular (VP), que es considerada como una organización relativamente joven y que muchos pensaron que no saldría airosa de este proceso, porque no contaban con una maquinaria política desarrollada a nivel nacional. Sin embargo los resultados demostraron todo lo contrario y VP logró validarse en 23 estados del país –solo le faltó Nueva Esparta-, acumulando más de 150 mil firmas de acuerdo con sus propias cifras, con lo que lograron triplicar sus estimaciones para este proceso.

Para Primero Justicia (PJ) los resultados se encontraron dentro de lo esperado, porque no es un secreto que esta organización política ha logrado construir en los últimos años una importante estructura de seguidores y dirigentes a nivel nacional, que le permitieron validarse en todo el país y superar con creces la meta establecida por el CNE y las proyecciones del mismo partido. La cifra final, según el gobernador Henrique Capriles Radonski, fue de “casi 200 mil personas” que apoyaron a esta organización.

Otra sorpresa positiva la dio el partido Avanzada Progresista, liderado por el gobernador Henri Falcón, que logró validarse en 15 estados y alcanzó un total de 61 mil firmas, una cifra considerable si se toma en cuenta que esta organización de origen regional ha venido creciendo desde el interior del país, lo que la consolida ya como un partido político emergente y con un interesante futuro a nivel nacional.

Asimismo, es muy probable que Un Nuevo Tiempo (UNT) alcance la meta el fin de semana del 1 y 2 de abril, tomando en consideración la influencia que tiene este partido no solo en el occidente de Venezuela, sino en varios estados del centro del país. Esta organización afirma que tienen lista toda su maquinaria para salir triunfantes del proceso.

La otra cara de la moneda

Mientras los seguidores de varias toldas políticas celebraron los logros alcanzados en este proceso de validación, otros se preocupan por el futuro de sus organizaciones.

Y es que no todo ha sido alegría durante la validación. Muchas organizaciones políticas decidieron no participar en el proceso aludiendo diferentes razones, y otras lo intentaron sin obtener buenos resultados.

A Copei, uno de los partidos políticos tradicionales del país, con 71 años de historia y 2 presidentes electos de Venezuela en su haber, no le fue muy bien en la primera etapa del proceso de validación.

Entre confusiones sobre la fecha del proceso con el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), desinformación por parte de sus seguidores y residuos las pugnas internas que han vivido en los últimos años, los socialcristianos solo alcanzaron la meta estimada del CNE en Falcón y Táchira, entidades donde ya han tenido alcaldes y gobernadores como José Curiel y Sergio Omar “el Cura” Calderón.

Por ahora, los verdes esperan una segunda oportunidad con el llamado proceso de reparo, que da el CNE en mayo y que les daría un nuevo aire para seguir vivos en cualquier tarjetón de futuras elecciones que haya en el país.

El ex gobernador Enrique Mendoza, coordinador nacional de la Comisión de Legitimación del partido, aseguró que Copei estará de nuevo a las plazas del país para que sus seguidores salgan sin problemas a validarlos como organización política. De no conseguirlo, significaría un revés histórico para el que fue uno de los dos grandes partidos que dominaron la escena política venezolana del siglo XX.

En peor situación se encuentra el partido Proyecto Venezuela que a última hora renunció a la posibilidad de asistir al proceso de validación que les tocaba el 25 y 26 de marzo, porque el CNE no le aprobó la fecha para cambiar este proceso. El que fue un partido regional que nació en Carabobo de la mano de Henrique Salas Romer, y se creció a nivel nacional en las elecciones presidenciales de 1998, aún cuenta con un diputado principal y dos suplentes en la Asamblea Nacional.

Sin embargo su tarjeta desaparecerá de cualquier elección que se haga en los próximos meses. Igual sucederá con las tarjetas de organizaciones de la oposición como Alianza al Bravo Pueblo (ABP), Bandera Roja, Vente Venezuela, entre otras, que optaron por no participar en este proceso que continuará hasta mayo.