Película colombiana "Siembra" triunfa en Festival Cinelatino de Toulouse

ElHeraldo.co

La película colombiana "Siembra", una cinta en blanco y negro sobre el drama de los desplazados en Colombia, se alzó este sábado con el gran premio del Festival Cinelatino de Toulouse (suroeste de Francia).

La cinta, ópera prima de Ángela Osorio y Santiago Lozano, aborda con una excepcional fineza la historia de un padre que añora regresar a la tierra que tuvo que abandonar a causa del conflicto armado en Colombia de más de medio siglo.

"Para nosotros era importante pensar, en el contexto del conflicto armado, en la manera en la que el movimiento de personas, que implica también un movimiento cultural, está transformando el territorio colombiano", dijeron los directores de esta cinta en declaraciones a la AFP.

"Otro elemento era mirar el desplazamiento no solo como algo violento sino también reflexionar en la manera en la que podemos cerrar las heridas abiertas y pensar en el mañana", añadieron.

El conflicto interno colombiano, que en más de cinco décadas ha involucrado a las FARC y a otras guerrillas, así como a paramilitares y fuerzas del Estado, deja ya más de 7,5 millones de víctimas según cifras oficiales, de los cuales 6,6 millones son desplazados.

El jurado de este festival, una de las más importantes muestras de cine latinoamericano en Europa, otorgó una mención especial al largometraje Días extraños", una oda a la juventud y a la libertad, dirigida por el colombiano Juan Sebastián Quebrada.

Los miembros del jurado destacaron la "irreverencia" de este retrato de una joven pareja colombiana que vive una relación pasional y explosiva en un Buenos Aires sombrío.

Grandes promesas

Películas de Ecuador, Cuba y Paraguay fueron también galardonadas en este festival, que ofrece cada año un panorama exhaustivo de la cinematografía latinoamericana más reciente.

El premio del público, otorgado por votación por los espectadores presentes en las proyecciones de las películas en competición, fue para el drama cubano "El acompañante", de Pavel Giroud.

La cinta ubica su trama en la década de los ochenta, cuando en la isla caribeña los enfermos de sida eran recluidos de forma obligatoria en sanatorios bajo régimen militar, de los cuales podían salir únicamente una vez a la semana con un acompañante designado.

La crítica internacional distinguió con su Premio Fipresci a "Alba", de Ana Cristina Barragán, una joven directora ecuatoriana de 28 años, que con este retrato intimista sobre una pre-adolescente solitaria firma su primer largometraje.

El galardón Descubrimiento de la crítica francesa fue para la película paraguaya "La última tierra", ópera prima de Pablo Lamar, un filme minimalista, casi experimental, sobre el duelo y la purificación.

El jurado describió a este joven cineasta paraguayo, que destaca en un país con poca producción cinematográfica, como un talento prometedor que habrá que seguir muy de cerca.

"El legado", del cineasta chileno Roberto Anjari-Rossi, un retrato de una abuela y su nieta, se llevó la víspera el galardón al mejor documental y "El invierno" del director argentino Emiliano Torres el premio Cine en Construcción, destinado a dar un empujón final a proyectos en fase de postproducción.