Papá y mamá

Familia
Familia - www.vidaysalud.com

El domingo pasado celebramos el Día de la Madre. Ser madre es algo biológico que tiene en los humanos la grandeza de ser una tarea y misión.

El hombre y la mujer están preparados para realizar la misión de esposos y padres cuando son capaces de crear una comunidad estable de vida y de amor. La familia es una decisión vocacional que hay que tomarla cara a Dios: es una gran responsabilidad que ennoblece al varón y la mujer.

Es decir, en el contexto de la modernidad, y de la madurez pastoral de la Iglesia, se han superado “viejas formas de discriminación” entre varón y mujer y se logrado que “se desarrolle un ejercicio de reciprocidad”. Así habla Francisco en su Exhortación “La alegría del amor” (54). Hablar de esposos y padres, de papá y mamá no es algo superado, sino algo que está en el ánimo de la mayoría, aunque no todos lo alcancen.

Hoy es inaceptable rebajar la dignidad de la mujer diciendo que abortar es su derecho. El sentido común nos dice que el engendrado es un ser humano. Y la violencia que se hacen una mujer y un hombre cuando deciden abortar es inimaginable: se elimina a un ser humano no nacido.

En Madrid hay una feria de “vientres de alquiler”. Ser madre, planteado como un negocio es también violencia suprema sobre la mujer.

Sin embargo, el problema mejor resuelto es el que se evita. Francisco dice: “El varón juega un papel decisivo en la vida familiar, especialmente en la protección y el sostenimiento de la esposa y los hijos…” (55). Aquí caben mil posibilidades. No hay que leerlo en clave del siglo XV, sino en clave del siglo XXI. El varón está para servir, proteger y custodiar a su familia, de mil maneras y posibilidades. Y por otro lado “la ausencia del padre marca severamente la vida familiar… (55).

Papá y mamá. Lo de siempre. El hogar: lugar para aprender el lenguaje del amor, del servicio y de la sexualidad. Formar a los hijos: tarea importantísima. Refuerza la sociedad y la Iglesia. Su cuidado es máxima prioridad. Tarea habitual de la gente sensata y creyente en Dios.