Brasil ofreció el asilo político a Luisa Ortega Díaz

EFE

El ministro de Relaciones Exteriores de Brasil, Aloysio Nunes, ofreció a la exfiscal Luisa Ortega Díaz el asilo político en el país, luego que la exfuncionaria saliera de Venezuela por estar solicitada por la justicia.

Durante una rueda de prensa, Nunes reveló que Ortega Díaz no había expresado una solicitud, por lo que es el gobierno de Michel Temer quien le hace la oferta.

"No sondeó (si quería asilo) y ni sería necesario porque ella, sabe que Brasil le ofrece asilo por tener uno de los estatutos de los refugiados más modernos del mundo", declaró el Canciller para medios locales.

Denuncias 

Más temprano, la exfiscal general de Venezuela Luisa Ortega Díaz aseguró que la situación política que atraviesa el país puede repercutir en toda la región, "lo más grave de todo es que tiene que ver con hechos de corrupción".

Ortega Díaz hizo las declaraciones desde Brasilia (Brasil), luego de salir del país a través de Aruba y Colombia, tras ser emitida una orden de captura por la justicia venezolana al ser acusada de delitos como corrupción.

"Lo que está ocurriendo conmigo es por el ataque contra la corrupción que tenemos en Venezuela. Me destituyeron por denunciar la corrupción", manifestó desde Brasil.

Agregó que también fue separada de su cargo porque no estuvo de acuerdo con dos sentencias emitidas por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) y por denunciar la violación de los derechos humanos durante las manifestaciones de la coalición opositora.

"El TSJ decidió disolver la Asamblea Nacional elegida por 14 millones de venezolanos y así vulnerar la soberanía popular. Seguí denunciando la corrupción sobre todo con el caso Odebrecht sumado a la Constituyente", aseveró.

Ortega Díaz repudió la Comisión de Justicia y Paz de la Asamblea Nacional Constituyente, puesto que consideró que tiene "facultades para imputar, para perseguir, para condenar, para tomar decisiones, sancionar, condenar y perseguir a cualquier ciudadano".

Asimismo, señaló que tiene muchas pruebas sobre casos de corrupción en donde están vinculados funcionarios venezolanos.

Por otra parte, lamentó la situación del país a su juicio, impide que los venezolanos tengan acceso a los medicamentos, "hasta los más básicos" y los alimentos. "Comprar una aspirina en Venezuela es una calamidad".

Persecución

La exfuncionaria denunció que fue víctima de persecución y allanamiento de su hogar, "He sido víctima de persecución, mi hogar fue asaltado cual delincuentes, hasta las pertenencias más sencillas se las llevaron de mi casa".

Rechazó la investigación contra funcionarios del Ministerio Público, entre ellos, su esposo el exdiputado Germán Ferrer y desmintió la creación de una cuenta bancaria en las Bahamas en un banco llamado UBS, “Ese banco no existe en Bahamas, a simple vista se ve la falsedad de los documentos que presentaron”.

"En Venezuela no hay garantías de justicia ciudadana, no hay garantías de que alguna investigación tenga una condena, una sanción porque lo más probable es que las pruebas sean desaparecidas", expresó.

Sobre su salida del país, aseguró que fue por sus propios medios con la ayuda de decenas de venezolanos y agradeció el recibimiento y hospitalidad de Brasil y Colombia.

"Tengo el ofrecimiento del estado colombiano de asilo político en las próximas horas informaré mi destino", informó.

Por último, indicó que no tiene comunicación con el Gobierno de Estados Unidos, razón por la cual no ha recibido ofrecimiento de asilo político por parte de ellos.

"No tengo contacto con el presidente de Estados Unidos", sentenció.