Ocho muertos quedaron del asalto al congreso en 1848

Dicen que fue un error del general José Antonio Páez apoyar al ambicioso general José Tadeo Monagas a la presidencia, para aplacar el áspero ambiente político del momento. Confirmado presidente en enero de 1847 y posesionado del cargo el 1º de marzo, el general Monagas rechazó los funcionarios que querían imponerle y nombró gabinete propio. Apoyado por comerciantes y terratenientes, Páez, el caudillo, inició una campaña de amenazas contra el nuevo presidente, quien además perdonó la vida a dirigentes liberales sentenciados a muerte por rebelarse durante las elecciones de 1846, entre ellos el candidato presidencial Antonio Leocadio Guzmán.

A un año de enfrentamientos entre liberales y conservadores, el día fatal llegó el 24 de enero de 1848 cuando el secretario de Interior y Justicia, Tomás José Sanabria llegó a la cámara de diputados a entregar el mensaje presidencial anual y cuando se retiraba para ir al Senado, el diputado José María de Rojas propuso que el secretario y los dos miembros del gabinete que lo acompañaban se quedaran a informar de la agitación en la ciudad y las medidas tomadas por el Ejecutivo para mantener el orden.

La retención de Sanabria se transmitió a la calle, a las afueras del convento San Francisco en cuyos salones sesionaban las cámaras. Ante los rumores de que Sanabria había sido asesinado, los ánimos de la muchedumbre a las afueras del congreso fueron caldeándose mientras los conservadores creían que Monagas disolvería el Congreso para evitar el juicio que preparaban en su contra por traición a la patria y desórdenes administrativos.

Tratando de ganar la calle en medio de la trifulca por el asalto al congreso, ocho personas murieron aquel fatídico día, durante el asalto al congreso orquestado por Monagas con miras a controla al parlamento.

Apuñalados murieron los diputados Juan García, Francisco García Argote y Juan Vicente Salas. Al comienzo del forcejeo en la puerta, en la entrada principal uno de los guardias disparó, hiriendo de muerte al capitán de milicias Miguel Riverol y al sastre Juan Maldonado. El coronel Guillermo Smith también fue herido y la multitud asesinó a Julián García, quien disparaba entre la multitud. Otra víctima fue el doctor Manuel María Alemán.

El 12 de marzo, a consecuencia de herida de arma blanca recibida en el asalto, murió el diputado por Caracas Santos Michelena, destacado diplomático y político cercano al general José Antonio Páez. Fue la víctima nueve.

En el ambiente de violencia, a caballo y con sus tropas se presentó Monagas para imponer su ley, el congreso se puso a su mandato y pasó a servir a sus intereses. El parlamento controlado por los conservadores se arrodilló al nuevo caudillo.

Hoy Iglesia de San Francisco, en este histórico templo el Cabildo de Caracas otorgó en agosto de 1813 el título de Libertador a Simón Bolívar, al final de la Campaña Admirable y el 17 de diciembre de 1842 fueron recibidos los restos de Bolívar para su posterior traslado a la Catedral de Caracas.