Nanopartículas de los tatuajes se filtran hasta los ganglios linfáticos

Archivo

Los pigmentos de los tatuajes, tanto orgánicos como inorgánicos, viajan dentro del cuerpo en forma de micro y nanopartículas hasta llegar a los ganglios linfáticos, que se tiñen del color de la tinta. Científicos han hallado evidencias del transporte de estos pigmentos junto con impurezas y elementos tóxicos a través del organismo. 

(Lee también: CorpoSalud descartó muertes por mal de chagas en Táchira)

Los ganglios se tiñen del color de la tinta

"Ya sabíamos que los pigmentos de los tatuajes viajan a los ganglios linfáticos porque veíamos cómo estos se tiñen del color del tatuaje, lo que no sabíamos es que lo hacen a un tamaño nano”, explica Bernhard Hesse, autor del estudio y científico del Sincrotón Europeo de Grenoble (ESRF), en Francia. 

Los investigadores, de centros de investigación franceses y alemanes, advierten que todavía se tiene poco conocimiento sobre las impurezas que contienen las mezclas de color que se inyectan en la piel. La mayoría de las tintas de los tatuajes contienen pigmentos orgánicos, junto con elementos conservantes y contaminantes como níquel, cromo, manganeso y cobalto. 

El ingrediente más común es el carbón vegetal, que tiene color negro. El segundo más utilizado es el dióxido de titanio (Ti02), utilizado también en aditivos alimentarios, que aporta el color blanco que se usa en la creación de sombras del tatuaje, combinándolo con otros colorantes. Este dióxido es el responsable de la lenta curación y la picazón que se asocia habitualmente a los tatuajes blancos y ahora, los investigadores han obtenido una imagen muy clara de la localización del dióxido de titanio una vez que atraviesa el tejido cutáneo.

(Lee también: Científicos afirman que pueden frenar la propagación del melanoma

"Cuando alguien quiere hacerse un tatuaje, a menudo se preocupa mucho en elegir un sitio donde usen agujas estériles nuevas pero nadie verifica la composición química de las tintas”, explica Hiram Castilo, coautor de la investigación. “Sin embargo, los resultados de nuestro estudio muestran que tal vez sí debería preocuparse también por ello”, concluye.

Hasta ahora, los riesgos de los tatuajes se han estudiado sólo a través del análisis químico in Vitro de las tintas y sus componentes.