Musulmanes LGBT reclaman derechos en Madrid

En días pasados Madrid se convirtió en la capital del mundo y reunió a más de 2 millones de personas del mundo LGBT, (Lesbianas, Gais, Bisexuales y Transexuales). Adicionalmente del negocio que ello representa, Madrid dictó cátedra de organización y respeto a este grupo, insertado en todas las sociedades; yo diría, en todas las familias.

Curiosamente, en el año 2016 dicho evento fue en Israel, un lugar tolerante. A pocos kilómetros de la única democracia en el Medio Oriente, los homosexuales son detenidos, asesinados y decapitados.

Dana International, artista israelí quien nació como Sharon Cohen, ha declarado: “Tengo muchos amigos gays árabes en Israel. Cuando llegan llegan a Tel Aviv, florecen, descubren un mundo impensable en su ciudad natal, donde no puede ni hablar del tema”.

Hemos visto manifestarse en Madrid, recientemente, a muchos musulmanes; miembros de la primera asociación musulmana en España de gays. Este grupo puede hablar en los medios de comunicación de manera libre, sin embargo ninguno puede regresar a su país de origen, pues la pena de muerte les espera. Leemos en muchas de sus pancartas este texto: “LGBT Muslims – Yes, we exist!

Al apreciar el mapa homofóbico mundial, lo peor se concentra en los países musulmanes, lo cual es lamentable pues, históricamente, se conoce de la existencia de números importantes en ese “mundo”; allí sólo castigan a los de menos poder. El mundo musulmán tiene otra tarea: evolucionar, tolerar y aportar a la humanidad; lo hicieron en algún momento, pero siglos atrás.

Estudios demuestran que hay “componentes biológicos y psicosociales para explicar el sexo y el género y una persona podría no identificar claramente a qué clase o categoría pertenece”.

Hoy en día este hecho es una realidad y se piensa que el 10% de la población mundial tiene una tendencia diferente a la heterosexual; ante ello, quien suscribe no se une ni promueve el matrimonio homosexual -pues la base de la familia debe ser, mujer y hombre-, sin embargo, sí, lucha por evitar el rechazo, el bullying y la discriminación hacia quienes se encuentran en una posición de minoría en atención a minusvalía, religión, origen étnico, raza u orientación sexual.