Mónica Fernández: Viví de cerca la humanidad de los criminales

Instagram @enintimo_gv

La abogada más popular de los últimos cinco años, Mónica Fernández, reveló En intimo de Globovision que cuando se convirtió en primera mujer en ser directora de prisiones, nombramiento que recibió en el gobierno de Rafael Caldera, vivió de cerca la humanidad de los criminales. 

"Conocí a todo tipo de criminales, sentenciados a 20 y 30 años de cárcel pero yo veía a la persona que por alguna razón llegó ahí. Por eso creo que la solución a la situación carcelaria está afuera, hay que evitar que lleguen ahí". 

Conocida por muchos como la barbie penitenciaria se caracterizó por ser una elegante directora que cautivó a policías y ladrones. 

Abogada para comunicar 

Aunque siempre estuvo orientada a la Comunicación Social terminó por caprichos de la vida estudiando Derecho y Educación simultáneamente para posteriormente terminar comunicando.

Insistió en que la Comunicación o el periodismo es una profesión sumamente importante que no debe ser vista como la cita obligada de las niñas bonitas y quienes quieren ser animadoras.

Estudiosa pero no "galla"

De madre intelectual y padre bohemio, par de inmigrantes que la trajeron a Venezuela con tan solo dos años, se dio una joven bastante abocada a los estudios pero que también aprovechó la fiestas de la época y rompió estereotipos para los que la llamaban la “Galla” y no contaban con su belleza. 

A lo largo de su vida ese fue un lugar común en su carrera, la belleza, y al echar la mirada hacía atrás es importante decir que eso nunca le impidió ejercer con profesionalismo. 

No obstante, sí le llevó a ser vinculada con múltiples personajes de la política y el espectáculo, con algunos sí ocurrió algo, otros solo fueron un reflejo de imprudencia mediática, como fue el caso del vicepresidente Tareck El Aissami. 

Recibí amnistía de Chávez

Respecto al proceso judicial que enfrentó por dictar una orden de allanamiento y la cual se prestó para muchos señalamientos erróneos, aseguró que no fue la causal de su salida del poder judicial.

"No botaron del poder judicial, yo tuve una amnistía del fallecido presidente Hugo Chávez porque yo no era política y lo que hice fue hacer mi trabajo".

Sostuvo que siempre ha estado al margen de proselitismo político y de ello está muy orgullosa.

"Nadie en este país me puede encasillar ni de un lado ni del otro, tengo grandes amigos de un lado y me siento muy orgullosa de ser libre de sentarme con unos y otros”.

Fuimos un país que tal vez no debimos 

En cuanto a la situación actual del país, señaló que es de las personas que se ocupa en lugar de preocuparse y aseguró que "al país que fuimos le faltaba mucho por aprender".

“El país que fuimos tal vez no era el que teníamos que ser porque debíamos aprender muchas cosas. No creo que hay que regresar a lo que fuimos hay que ser siempre mejor”.