Maduro pide al mundo respetar a Venezuela y reitera llamado al diálogo

Nicolás Maduro
Nicolás Maduro - @PresidencialVen

El presidente de la República, Nicolás Maduro, encabezó una reunión de trabajo desde el Palacio de Miraflores en la que pidió al mundo a respetar a Venezuela y ratificó su disposición a retomar el diálogo con la oposición venezolana.

"Llamo al respeto a la constitucionalidad de Venezuela así como Venezuela respeta la constitucionalidad y la soberanía de España y del mundo entero".

Además, Maduro ratificó su disposición a que continúen las conversaciones para lograr un acuerdo nacional.

"Estoy dispuesto a hablar y a dialogar siempre. El tiempo se les va, los estoy buscando para dialogar desde hace meses", expresó.

Según el Presidente, los "imperios del mundo pretenden amenazar a Venezuela y darnos órdenes". Ante esto, hizo un llamado a los venezolanos a "la batalla de la dignidad y la soberanía".

(Lea también: Cabello: La oposición está enredada con las cifras que están dando)

Al mismo tiempo, rechazó la declaraciones de la alta representante de la Unión Europea (UE) para la Política Exterior, Federica Mogherini, quien instó este lunes al Presidente a "suspender" el proceso para una Asamblea Constituyente y advirtió que "todas las opciones", como las sanciones, están sobre la mesa.

"Federica Mogherini te equivocaste con el país. Venezuela no es colonia de Europa. Ahora la constituyente además de la paz, es una constituyente por la independencia, por la soberanía por la dignidad nacional".

Actividad de la MUD

Estás declaraciones las dio tras conversar sobre la actividad del domingo convocada por la Asamblea Nacional frente al llamado constituyente, la cual consideró busca "enviar un mensaje al mundo para que sigan presionando".

Señaló que dos canales de la televisión nacional "se pegaron a la ofensa contra la Patria" cuando diputados y líderes opositores dieron los resultados de la convocatoria.

"Como que se pusieron nuevamente a conspirar en el golpismo. Papa, no es el 2002, no es el 2003, rectifiquen a tiempo", dijo. 

En otro orden de ideas, convocó "al pueblo de Cristo a una rebelión, contra la farsa y la perversión de los Cardenales".