Los exiliados y su participación política

Emigrantes venezolanos
Emigrantes venezolanos - Archivo/Referencial

La diáspora venezolana en los últimos 15 años puede alcanzar un millón 500 mil mujeres y hombres repartidos por el planeta, especialmente jóvenes y profesionales. Todos se enmarcan en lo que se denomina el “exilio” que desde siempre ha sido un fenómeno político en América Latina. El emigrar es una de las actividades más comunes y naturales del ser humano y su diferencia con el exilio radica en que este último se produce de manera forzada. En muchos casos por razones políticas, pero también por causas económicas o fundamentalmente por la inseguridad que el país representa. 

En América Latina el exilio siempre estuvo vinculado a las dictaduras de derecha o de izquierda, así como la búsqueda de mejores condiciones de vida. Toda salida del país no sólo implica un cambio de ambiente sino de hábitos, cultura, y un rompimiento afectivo con su geografía y su historia. La fuga de cerebros, tiene un costo incalculable y otros Estados lo han sabido aprovechar, incluso con incentivos profesionales y económicos, es el caso de Ecuador con aquellas personas que tienen títulos de Post Grado a quienes se les da las mayores facilidades.

En España se estima que hay más de 150 mil, cifra que puede ser igual en Italia, Portugal, Francia y en otros países de la Unión Europea. A los Estados Unidos medio millón de profesionales y sus familias han emigrado. Varios miles han llegado a Uruguay, Chile, Panamá, Costa Rica, Colombia, Argentina e Islas del Caribe. Difícil estimar el número de compatriotas en el Medio Oriente, África y Asia. Recientemente pudimos encontrarnos con un centenar de ingenieros petroleros en el Emirato de Kuwait. Más de 20 mil especialistas en petróleo están presentes en naciones que producen y procesan los hidrocarburos. 

Hemos sido contactados por la Universidad Nacional de Costa Rica para formar parte de un equipo de profesionales del Derecho, Sociología, Relaciones Internacionales, y Economía que están adelantando un amplio estudio sobre las migraciones en nuestro continente y sobre el exilio. Trabajan particularmente con los casos del exilio chileno, argentino y brasileño, producto de las dictaduras militares en Chile (1973 – 1990), en Argentina (1976 – 1983) y Brasil (1964 – 1985). Consideran también los casos de la guerrilla y las guerras civiles en Centroamérica, sin dejar afuera el caso del exilio cubano. En muchas situaciones, estos exiliados, representaban altas calificaciones en las áreas de la Ciencia, la Literatura, el Arte y la Política. Se interesan en el caso venezolano.

En países en situaciones similares a la de Venezuela se han creado legislaciones y mecanismos de protección de sus ciudadanos en el extranjero, facilitando el conocimiento de este fenómeno tanto para eliminar las causas como para su futura reincorporación. En reuniones a las cuales hemos asistido en varias ciudades de Europa y de América Latina se ha planteado permanentemente la necesidad de contar con una Ley Especial para la protección de los venezolanos en el extranjero, con las obligaciones que el Estado y la sociedad civil de los que se quedaron en el país tienen para con ellos. 

En su gran mayoría siempre quieren regresar cuando las condiciones cambien, en París y la isla de Curaçao, nos lo ratificaron compatriotas que por diferentes razones estudian, trabajan, han solicitado junto a otras exigencias, en lo político y ante la actual coyuntura nacional, algo parecido a la Ley Italiana del 27 de Diciembre del 2001, para facilitarles la participación política ya que manteniendo la ciudadanía puedan ejercer todos los derechos y obligaciones. Como en Italia podrían elegir y ser elegidos, teniendo una representación en la Asamblea Nacional.

Así podrían inscribirse en las listas electorales y votar en la circunscripción para las elecciones de la Presidencia de la República y de la Asamblea Nacional y para los referendos (Consultivos, Revocatorios y Aprobatorio y Abrogatorio). El ejercicio del voto se realizaría en la sede de las Embajadas, Consulados y Oficinas que el Consejo Nacional Electoral (CNE) determine y podrían tener una representación parlamentaria como los italianos con circunscripciones geográficas.

Las Embajadas y Consulados están obligados por la ley italiana a facilitar esta participación política y así debería ser para los venezolanos.

Colaboraremos con la Asamblea Nacional para el Proyecto de Ley de la Protección y Defensa de la Diáspora venezolana y para su posible retorno.