Los años de Gabo

Agencias

En 1967 se convoca en Caracas el primer Concurso Internacional de Novela “Rómulo Gallegos” que gana Mario Vargas Llosa con la “Casa Verde”. EL llamado “boom latinoamericano” desataba una verdadera conmoción en la literatura continental. La mayoría de sus miembros acompañaron al joven escritor peruano a recibir el galardón de manos del propio Gallegos. Entre ellos se encontraba Gabriel García Márquez que si bien había escrito cuentos y las novelas “La Hojarasca” y “El coronel no tiene quien le escriba”, no alcanzaba la celebridad de algunos de sus compañeros de viaje.

García Márquez se reencontró entonces con algunos amigos de sus años como periodista de las revistas caraqueñas “Momento” y “Venezuela Gráfica” y comentó la próxima salida de su más reciente obra. En esos días Vargas Llosa publicaba el ensayo “Historia de un deicidio” que constituye en verdad el lanzamiento de la novela que habría de consagrar al escritor colombiano; y el periodista venezolano Armando Durán lo entrevistaba para la “Revista Nacional de Cultura” bajo la dirección de Simón Alberto Consalvi. A los meses, luego de los contratiempos editoriales propios de los grandes libros, aparece “Cien años de Soledad” y la crítica y el público reciben un texto que modifica la novelística de habla hispana con repercusiones en el resto del mundo.

“Gabo” como le llamaban sus amigos, con su “camisa barranquillera” (“trapo loco” le decían sus compañeros de trabajo en la prensa bogotana), se convierte en una figura fundamental de las nuevas promociones literarias. Casualmente gana el siguiente concurso “Rómulo Gallegos” y regresa a Caracas con la aureola de un escritor ya consagrado. Al ganar el Premio Nobel de Literatura en 1982 la novela había vendido cerca de 30 millones de copias y traducida a 35 idiomas.

El periodista y escritor mantuvo siempre una estrecha relación con Venezuela y solía comentar que donde estuviera “se despertaba en busca de la mañana del Ávila”. García Márquez murió en México el 14 de abril de 2014; mientras “Cien años de soledad” sigue reinando en el interés de los lectores más exigentes del planeta.