Londres no se deja intimidar

AFP

El reciente atentado del pasado 24 de marzo, en Londres, produjo una respuesta ejemplar, un duro mensaje a los grupos terroristas. A solo 2 horas del suceso, el país se encontraba en total normalidad y poco tiempo después, 11 detenidos , también el grupo familiar de la “bestia” bajo investigación e identificados. La policía británica no se traga el cuento que en su entorno nada se sospechara; los ingleses no dan premios a los familiares de los terroristas.

Habla Theresa May: “No tenemos miedo; si no se adaptan aquí no los queremos. Nuestros valores por encima”.

Los ingleses ya corrieron a cientos de radicales que tenían en sus “lupas” y se sabe que migraron a los “paraísos” de Francia y Bélgica, donde creen que los terroristas son “buenas personas”.

Los periódicos de Inglaterra cuestionan abiertamente lo que se gesta en las comunidades musulmanas y la falta de ayuda para identificar a terroristas; piden la responsabilidad de acción por omisión. Se les recrimina a los países de la Liga Árabe el no repudiar estas acciones y a viva voz señalan a quienes los financian.

En Inglaterra, los derechos humanos de las víctimas están por encima de la de los terroristas y su entorno. Se sabe el desgarro cultural pero la lucha de ellos, no va en aumentar los esfuerzos para la integración; la tarea es identificar, seguir, aislar y castigar a los terroristas y sus cómplices.

En España por ejemplo, hoy se pide una ley de reciprocidad ; se exigen Iglesias en aquellos países que pretendan tener ahí Mezquitas. También se aspira poder estar relacionados con países donde hombres y mujeres tengan los mismos derechos; donde no se castigue por creer, o pensar diferente y en los que la vestimenta sea una libre elección, gran avance!!

El mundo musulmán y su mayoría, que no están de acuerdo con la locura, tendrán la carga mayor de la lucha en contra del terror; de lo contrario, el auge de la Islamofobia les abrigará por pasivos y, si no se mojan, la pasarán mal.

Los ingleses no están dispuestos a sacrificar tranquilidad por la bendita igualdad y lo tienen bien claro; por eso mismo comprenden a Israel y lo apoyan cuando ejerce su Soberanía.

En su paso por la UE, Londres sostuvo siempre que el cierre de fronteras es, en oportunidades, una medida de protección para mantener una Europa justa, libre, potente y tolerante (hasta donde se pueda), sus 500 millones de habitantes deben ser prioridad. Y ojo: que representan el 20% del PIB mundial, el 6 % de la población y el 60 % del gasto del planeta.

Londres dicta cátedra y no se deja intimidar.. Eso garantiza al menos resultados en esta desigual lucha; allá otros como dice mi madre, que siguen en “Belén con los pastores”, y no me refiero a España, que ya pasó con nota ese tema.