Las personas abusadas son más propensas a sufrir el Síndrome de Estocolmo

El Síndrome de Estocolmo es un estado psicológico, en el que una persona secuestrada o detenida en contra de su voluntad, desarrollan una relación con sus secuestradores, convirtiéndose en cómplices de estos en algunos casos. 

Pero ¿por qué una persona puede ser capaz de ayudar a su agresor a salir victorioso? Existen muchas hipótesis que han sido demostradas, pero una de las más comunes es el hecho de que estos hayan sido víctimas de abuso en algún momento de su vida. 

Esto explica el porque prisioneros de guerra, prostitutas, prisioneros campos de concentración, etc, defiendan a sus atacantes aún frente a las autoridades. 

(Lea también: ¿Cómo reparar una uña rota?)

Otras causas del Síndrome de Estocolmo son la búsqueda de salir ilesos del incidente, tratan de protegerse complaciendo a los captores o el hecho de que la persona se identifica con los objetivos del autor como mecanismo de defensa para digerir lo que está ocurriendo.