Las Constituyentes atornillaron tiranos corruptos en el poder en el siglo XIX

Archivo

La Junta Suprema que asumió el gobierno al salir el capitán general Vicente Emparan convocó al congreso constituyente que en julio de 1811 parió la primera Constitución de la naciente república.

Simón Bolívar convoca el Congreso de Angostura en 1819 y nace una nueva Constitución de corta vida, porque después, en 1821 convoca el Congreso de Cúcuta y nace la Constitución de la Gran Colombia, su gran sueño.

En 1830, después de separar a Venezuela de la Gran Colombia, el caudillo general José Antonio Páez reunió a sus amigos en una constituyente que aprobó la Constitución para la nueva república, período de cuatro años sin reelección inmediata. Él fue el primer elegido. En 1847 Páez apoyó las ambiciones del general José Tadeo Monagas quien en 1848 da un golpe al congreso y lo controla y lo hace designar a su hermano el general José Gregorio Monagas para el siguiente período. En 1855 José Tadeo regresa como presidente y promueve una nueva constitución que satisfaga su codicia y en 1857 los parlamentarios designados por él a dedo lo complacen: período de seis años y reelección inmediata.

Liberales y conservadores rechazan las aspiraciones continuistas de Monagas. Un golpe encabezado por el general Julián Castro lo hace asilarse en una embajada y en 1858 la Convención Nacional de Valencia aprueba una constitución de vocación democrática al instituir el voto directo para presidente, vicepresidente, diputados y gobernadores. Regresa el periodo de cuatro años sin reelección inmediata y encarga a Castro de la presidencia mientras se convocaban las elecciones de 1859 que ganó Manuel Felipe de Tovar y vicepresidente Pedro Gual. En febrero de 1859 explota la Guerra Federal que pierde el general José Antonio Páez, quien estaba al frente del gobierno luego de sacar a Tovar y Gual. El héroe de Carabobo había regresado de su exilio en Nueva York, adonde lo había lanzado José Tadeo Monagas. Con el Tratado de Coche finaliza la guerra y el ganador Juan Crisóstomo Falcón se hace ascender a mariscal y el 13 de abril de 1864 promulga la nueva constitución que ratifica el periodo de cuatro años sin reelección inmediata, mediante voto secreto y directo. Crea la Alta Corte Federal, elimina la pena de muerte y amplía la libertad de prensa. Sorpresivamente el mariscal renuncia a la presidencia y reaparece el viejo José Tadeo Monagas quien muere a la espera de su designación por el congreso.

En 1870 el frente de la Revolución de Abril de 1859, el general Antonio Guzmán Blanco arriba a la presidencia y no convocó constituyentes pero el congreso le aprobó todas sus ambiciones para atornillarse en el poder. Llevó el período a dos años pero gobernó primero por siete. Luego de la presidencia del general Linares Alcántara gobernó por cinco años. Después del caudillo general Joaquín Crespo mandó dos años más, vino de Francia “a raspar la olla” y volvió a París, su ciudad amada donde murió con la fortuna obtenida del saqueo al erario público.

Corruptos, Páez, Monagas, Falcón, Blanco, se enriquecieron con los dineros públicos en el ejercicio del poder. Esta apretada síntesis nos muestra cómo los presidentes eran designados por sus amigos organizados en constituyentes escogidos entre los suyos, quienes les confeccionaban constituciones a la medida de su codicia. ¿No se te parece a la "constituyente" que quiere Nicolás Maduro? Nótese el militarismo como característica de los mandatarios.