Larenses sufrirán sed por abandono de Yacambú

El presidente de la Corporación Jacinto Lara, Luis Reyes Reyes anunció para 2018 la puesta en funcionamiento del Sistema Hidráulico Yacambú Quíbor con agua para Barquisimeto y convertir al valle de Quíbor en importante centro de producción de vegetales para el país y la exportación.

En julio de 2012 el fallecido presidente Hugo Chávez dijo en la ciudad que el valle de Quíbor estaba a punto de explotar en un emporio agroindustrial y que en el invierno de 2013 la represa se llenaría. “En 2014 debemos abrir el chorro”.

Aseguró que la ciudad contaría con tres mil litros de agua por segundo más, para satisfacer sus requerimientos.

Nada de esto ha pasado, al contrario la obra está paralizada y abandonada, en pleno deterioro progresivo y saqueada.

La mayoría de las protestas populares realizadas este año en las parroquias de Barquisimeto han sido por falta de agua y precisamente una de las razones de la propuesta en los años sesenta fue el crecimiento vertiginoso de la capital larense, lo cual significó este proyecto por las crecientes necesidades de agua tanto para consumo urbano e industrial como para riego.

No concluir esta importante obra iniciada hace mas de cuarenta años continuará el déficit creciente en el suministro de agua para consumo humano en el municipio Iribarren, capital del estado Lara y para riego directo e indirecto de unas cuarenta mil hectáreas del valle del municipio Jiménez donde se desarrolló una tradición agrícola de riego, fortalecida a partir de los años 60 a través de cultivos de alto valor económico hoy mas necesarios que nunca: cebolla, tomate, pimentón y la incorporación de frutales como naranja, aguacate, mango, lechosa, cambur, parchita y uva, además de la instalación de granjas de producción de pollos y huevos.

Se ha denunciado que los recursos pautados fueron despilfarrados y en la Comisión de Contraloría de la Asamblea Nacional, fue evaluado el informe presentado por el diputado Guillermo Palacios en 2011 donde se constataron ilícitos administrativos con recursos que oscilan los 2500 millones de dólares, asignados para la culminación de la Represa Yacambú-Quíbor, acordando declarar la Responsabilidad Política del entonces gobernador de Lara Luis Reyes Reyes, hoy al frente de Corpolara.

En febrero de1973 el ingeniero José María Ochoa Pile –quien definió al proyecto como obra fundamental de ingeniería– presentó la propuesta a diversos sectores de la región y les explicó el objetivo principal del ambicioso proyecto. Quería que los larenses se entusiasmaran con la propuesta que buscaba aprovechar la alta pluviosidad –más de dos mil milímetros al año de la zona y las aguas del río Yacambú– y llevar el llamado líquido vital para consumo urbano e industrial y riego a los municipios Jiménez e Iribarren del estado Lara. Se trataba de trasladar las aguas almacenadas en una represa gigantesca, por trasvase a través de un túnel hasta el norte de la sierra, en la depresión central de la entidad donde las precipitaciones son cinco veces menores.