La Sociedad Divina Pastora nació hace 130 años para organizar la procesión

El 14 de enero de 1856 el sacerdote Macario Yépez trajo desde Santa Rosa a Barquisimeto la imagen de la Divina Pastora para pedirle detener la epidemia del cólera que diezmaba a la población y en acto de fe pidió a la mariana advocación de la madre de Jesús ser él la última víctima. La creencia local asegura que la peste cesó y Yépez murió de tifus degenerado en cólera el 16 de junio de ese mismo año.

La iniciativa de Yépez de traer a la imagen desde Santa Rosa al año siguiente la repitió el padre José María Raldíriz, su amigo y compañero en la iglesia de la Inmaculada Concepción, catedral temporal de la ciudad porque no se había recuperado aún la iglesia de San Francisco de los daños sufridos por el terremoto del 26 de marzo de 1812.

Los siguientes años y hasta su muerte en marzo de 1881 Raldíriz repitió la peregrinación para agradecer a la Divina Pastora sus favores y honrar la memoria de su colega Yépez, naciendo la tradición que los 14 de enero convoca a los larenses a una procesión hoy reconocida millonaria en devotos porque cada año aumenta la feligresía que acompaña a la venerada imagen en su visita a la capital musical de Venezuela, encuentro que culmina el sábado antes del Domingo de Ramos.

En el transcurso de la procesión de 1887 un grupo de devotos de la Divina Pastora se agrupó en apostolado seglar sin fines de lucro y el 28 de enero crearon la Sociedad Divina Pastora de Barquisimeto, entre otras razones para poner orden en la procesión porque eran numerosos quienes querían dar razones y opiniones. Se requería una sola dirección en unión a las normas de la iglesia católica.

La nueva sociedad estableció en sus estatutos cumplir actividades de orden social, benéfico, cultural y religioso además de “honrar de manera especial a su Patrona, tributándole culto digno y esplendoroso en la recepción que anualmente se le hace en su visita a esta ciudad”, según acta firmada en la residencia de Jesús María Montesinos, electo tesorero de una directiva que presidió Eliseo Escalona junto a otros ciudadanos.

Presidía a Venezuela el general Antonio Guzmán Blanco en su tercer ejercicio. Ya existía el ramal del ferrocarril de Aroa a Tucacas y estaba en construcción el tramo de El Hacha a Barquisimeto que habría de cambiar la vida en la ciudad habitada por unas diez mil almas, al unirla con Caracas con el novedoso servicio.

Para celebrar estos 130 años de la Sociedad Divina Pastora de Barquisimeto este sábado 28 de enero a las diez de la mañana, en la fecha aniversario, la Fototeca de Barquisimeto inaugura en su sede en el Centro de Historia Larense una amplia y valiosa exposición de material fotográfico, hemerográfico y documental. El actual presidente de la sociedad, veterinario Oswaldo Silva Morales dictará el primero de febrero a las diez de la mañana la conferencia Aspectos Históricos de la Procesión de la Divina Pastora, en el Centro de Historia Larense.

Además de la constitución de la cofradía para compañía y custodia de la imagen, muchas actividades ha cumplido la Sociedad Divina Pastora de Barquisimeto, tantas que no caben en esta crónica.