La plaza Miranda de Barquisimeto se estrenó en el Cuatricentenario

Archivo

La plaza Francisco de Miranda de Barquisimeto fue una de las obras estrenadas por el Cuatricentenario en septiembre de 1952 y saldaba una vieja deuda con el Generalísimo porque a una plaza anterior en su honor le habían cambiado el nombre para hacer la actual plaza Bolívar.

Ubicada en la carrera l5 con la calle sesenta, la plaza Francisco de Miranda es una redoma con una estatua pedestre del más brillante venezolano de su tiempo, inaugurada cuando se celebraban 400 años de la Ciudad de los Crepúsculos.

Esta plaza fue construida en 1951 en unos “peladeros de chivos” al oeste de la ciudad como se aprecia en la imagen, al fondo el emblemático obelisco de la ciudad también inaugurado en el Cuatricentenario, hacia donde se extendería más tarde la capital larense.

La primera plaza Miranda de Barquisimeto, de quien se cumplieron este 14 de julio 201 años de su muerte en la Carraca de Cádiz, donde era el prisionero más importante de la corona española, estuvo donde hoy está la actual plaza Bolívar.

El terremoto del 26 de marzo de 1812 arrasó a la ciudad quedando solo en pie y muy fracturada la Iglesia de San Francisco. En los solares de las casas en ruinas frente a la iglesia de la Inmaculada Concepción se ubicó desde 1842 la plaza Concepción. En 1894 el presidente del estado, general Aquilino Juares adquirió los solares abandonados e hizo traer unas elegantes rejas de Nueva York y el 4 de junio de 1896 inauguró la primera plaza Miranda que tuvo Barquisimeto.

En 1925 el general Pedro Lizárraga le cambió el nombre a la plaza Miranda y en l mismo sitio decretó la plaza Bolívar, pero de allí no pasó. En 1929, el tirano general Juan Vicente Gómez designó a su primo Eustoquio Gómez presidente del estado Lara, quien ordenó la construcción del pedestal y traer desde Europa una estatua del Libertador para reinaugurarla en 1830, por el centenario de la muerte de Simón Bolívar. Fue un fiestón, con retreta y cohetes.

El Generalísimo se quedó sin monumento recordatorio en Barquisimeto hasta que en 1952, por el Cuatricentenario volvió a la memoria de la ciudad el homenaje al primer venezolano universal, como se le reconoce, cuyo nombre está inscrito en el Arco de Triunfo de París dedicado a los grandes hombres de la historia francesa. Cuando Francia celebraba un año más de la toma de la Bastilla bajo el grito de libertad, igualdad y fraternidad, el 14 de julio de 1816, Francisco de Miranda murió en Cádiz, sin familiares ni amigos y sus restos echados a una fosa común donde sin suerte historiadores y científicos han tratado en vano de hallarlos.

El generalísimo Francisco de Miranda nació en Caracas el 28 de mayo de 1750 y como siempre su fecha aniversario pasó por debajo de la mesa. Eso no es extraño porque en la fecha de su natalicio como de su muerte es poco conmemorado en este país desmemoriado,