La periodista Paula Giraud reveló un secreto familiar: es nieta única de Alberto Adriani

Juan J Peralta G

La periodista caraqueña jubilada de la Alcaldía Metropolitana Paula Giraud dio una sorpresa a sus seguidores en la red social Facebook al contar ser nieta del brillante economista y político merideño Alberto Adriani, de quien no se conocía descendencia (Primero de la izquierda).

“En los últimos minutos de vida de mi abuela Carmen Cecilia Adriani Mendoza, fallecida en Valencia, estado Carabobo el 27 de mayo del 2002 a las seis de la mañana, le confesó a mi mamá Rosa María Adriani, que ella era hija de Alberto Adriani Mazzei, economista, estadista, ex ministro de Hacienda y de Agricultura del Gobierno de Eleazar López Contreras, muerto de 38 años en circunstancias “extrañas” el 10 de agosto de 1936 en el Hotel Majestic de Caracas, el mismo año que mi mamá Rosa María nació en Caracas. Mi abuela sostenía que Adriani fue envenenado y de no haber muerto, hubiese sido presidente de Venezuela, luego del general López Contreras”. Ver http://archivo.globovision.com/alberto-adriani- sembrar-el- petroleo/

Los seguidores de sus muy bien llevadas crónicas familiares fueron sorprendidos cuando la periodista contó que para “esconder” su gran secreto personal y familiar “la presentó ante una jefatura civil de la capital con la partida de matrimonio de sus padres casados legalmente y ante la Iglesia. Es decir, mi mamá sería en realidad Rosa María Adriani Adriani”. No como está registrada Rosa María Adriani Mendoza, los mismos apellidos de su abuela Carmen Cecilia Adriani Mendoza.

Giraud conmovió la red Facebook con su revelación: “el parecido físico de mi mamá Rosa María con Alberto Adriani es extraordinario. Quien busque en Geogle sus fotos y las compare con mi mamá, podrá darse cuenta que eran casi exactos.

Soy en realidad, la única nieta “viva y que se le conozca” de Alberto Adriani, el padre de la famosa frase “hay que sembrar el petróleo”, que nunca fue del doctor Arrturo Uslar Pietri”.

Quitándose un peso de encima, como confesara, desmadejó la historia confusa de años de que su abuela aparecía como su tía: “Social e incluso familiarmente mi mamá siempre fue “hermana” de mi abuela y ella era “mi tía”. La historia “muy secreta” de las Adriani las fui conociendo a retacitos. A mis 15 años, fue cuando me enteré “en secreto” que mi “tía Carmen Cecilia” no era mi tía sino mi abuela y para las hermanas menores de mi mamá, Margarita y Guadalupe Diaz Adriani, hijas del escritor guariqueño Pedro Diaz Seijas, tío del ex Fiscal General chavista Julián Isaías Rodríguez Diaz, siempre fui su muy amada prima-hermana, hermana de vida y de sueños de ambas. He mantenido guardado demasiados años este secreto, hoy 26 de febrero del 2018, lo hago público al país. Me desprendo de los secretos familiares. Pesan demasiado”.

Concretando, yo soy biznieta del Coronel Roberto Modesto Giraud Urbaneja y de Trinidad Ramírez Martel y nieta “viva y que nadie conoce” del doctor Alberto Adriani Mazzei, cuyos restos mortales reposan desde el 27 de enero de 1999 en el Panteón Nacional. Leyendo la historia del país del año 1936 fecha de la muerte del doctor Adriani Mazzei y año de nacimiento de mi mamá Rosa María, entendí claramente el infierno social y de prejuicios que debió enfrentar mi abuela en tiempos terribles para una mujer que tuviese un hijo que no fuese bajo los cánones legales y eclesiásticos de esa época. Como he contado, mi mamá Rosa María, estudió interna en los mejores colegios católicos del país, incluyendo en el estado Mérida, de donde es oriundo Alberto Adriani”.

Tienen ahora la palabra los historiadores para estudiar esta anécdota contada por la periodista Paula Giraud y la Fundación que lleva su nombre de responder a las interrogantes. 

Si quieres recibir esta y otras noticias en tu celular descarga la aplicación Telegram, ingresa a este link https://t.me/globovision_oficial y dale clic a +Unirme. Desde ese momento estarás informado de todo lo que pasa en Venezuela y el mundo