La oscura historia de Pogo “el payaso asesino”

vivavive

John Wayne Gacy, Jr. nacido  un 17 de marzo de 1942, fue un asesino en serie de EEUU que violó y mató a 33 hombres jóvenes durante 1972 y 1978. 

(Lea también: Buscan en México a un cocodrilo que se llevó a un pescador)

26 de sus víctimas fueron enterradas en el semisótano de su propia casa, otras 3 en otros lugares, y otras 4 fueron lanzadas a un río cercano.

John Wayne se le llamó “el payaso asesino” porque hacía servicios sociales en desfiles y fiestas de niños vestido de payaso mientras se hizo llamar “Pogo el payaso”, personaje creado por él.

Según las investigaciones a temprana edad tuvo una difícil relación con su padre, quien lo golpeó lo maltrató e incluso dudaba de su sexualidad. Su padre, era un alcohólico que abusaba físicamente de su madre, provocando en John problemas mentales, ya que después de un tiempo al entrar en la etapa de la adolescencia tuvo bastantes problemas sexuales.

El 6 de febrero de 1980 comenzó el juicio de Gacy en Chicago. Durante el mismo, se declaró inocente, alegando problemas de orden mental. Sin embargo, su testimonio fue rotundamente rechazado, ya que se le realizaron estudios de orden mental, dando resultados negativos, es decir, que no padecía de problemas mentales. 

Ejecución

Fue ejecutado por inyección letal el 10 de mayo de 1994. Sus últimas palabras, que revelan su personalidad y su falta arrepentimiento"

“Matarme no hará regresar a ninguna de las víctimas. ¡El Estado me está asesinando! ¡Nunca sabrán dónde están los otros!", fueron las últimas palabras de Pogo.

Después de su ejecución, el cerebro de Gacy fue extraído. Y actualmente es propiedad de la Dra. Helen Morrison, quien entrevistó a John y a otros asesinos seriales en un intento por aislar los rasgos comunes sus personalidades.